Sucesos

La Guardia Civil cesa de sus funciones al capitán que quería conducir ebrio

  • También se ha abierto un expediente disciplinario para depurar las posibles responsabilidades.

Comentarios 36
La Guardia Civil ha cesado en funciones, como medida cautelar, y ha abierto un expediente disciplinario para depurar posibles responsabilidades del capitán del Grupo Marítimo de este cuerpo,  que en la tarde de este martes intentó conducir su vehículo en estado ebrio tras haberse encarado previamente con varios vecinos del Cerro del Moro. Éstos intentaban impedir, precisamente, que se pusiera al volante de su todo terreno ante los más que evidentes signos de embriaguez y fue la Policía Local de Cádiz la que finalmente evitó que lo hiciera. 

El capitán de la Benemérita -que no pertenece a la Comandancia de Cádiz, sino al Grupo Marítimo del Estrecho- llegó al barrio y tras aparcar su coche oficial se introdujo en un bar, donde según testigos presenciales contaron a la Policía Local, estuvo bebiendo y departiendo con otros clientes hasta que, llegado un momento determinado, intentó volver al vehículo y marcharse.

Un momento de la trifulca entre la Policía Local y el detenido Un momento de la trifulca entre la Policía Local y el detenido

Un momento de la trifulca entre la Policía Local y el detenido / m.g.

Los vecinos, algunos de los cuales habían estado grabando la escena con sus teléfonos móviles, llamaron a la Policía Local, cuyos agentes, tras personarse en el lugar de los hechos, le hicieron la prueba del alcohol al capitán, cuyo resultado fue de 1,3, según fuentes de la propia Policía Local, es decir, prácticamente siete veces más de lo permitido por el código de la circulación, que es de 0,15.

Tras llegar a caerse al suelo y encararse con varios de los vecinos que le impedían subirse al Patrol de la Guardia Civil, el capitán del Servicio Marítimo, siempre con su pistola oficial al cinto, fue llevado por los agentes a la Jefatura de la Policía Local, donde se le retiró el arma reglamentaria que portaba y se dio aviso a la Comandancia de la Guardia Civil.

Un comandante de la Benemérita tuvo que acudir al cuartelillo para hacerse cargo del capitán, que estaba en un estado lamentable y que en una segunda medición del alcoholímetro incluso superó el primer registro, según estas mismas fuentes de la Policía Local.Al cierre de esta edición, los mandos del Instituto Armado ya barajaban dar de baja del Servicio al capitán hasta que se aclare lo ocurrido en una tarde que no debe manchar el buen hacer y el exquisito comportamiento que siempre exhibe un cuerpo como la Guardia Civil.

No obstante, según mandos del cuerpo, el agente ha cometido faltas gravísimas, entre ellas llevar el uniforme sin estar de servicio, portando la pistola, estar ebrio e intentar conducir un vehículo oficial. Por todo ello, se le va a abrir una información reservada para tratar de aclarar lo ocurrido y se adoptarán las medidas oportunas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios