Guerra abierta entre la oposición y el PSOE por los cursos de formación

  • Los socialistas dicen que el resto de grupos está actuando con "frivolidad" en la comisión y éstos denuncian su falta de colaboración

Los días de resaca de las comparecencias ante los diputados que investigan el presunto fraude en los cursos de formación están sirviendo hasta el momento para intensificar las hostilidades entre el Gobierno andaluz y la oposición. Ayer, Podemos comparó a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, con Mariano Rajoy, y aseguró que al igual que éste ante el Congreso, la secretaria general del PSOE-A "se ha declarado en rebeldía" ante la comisión al "negarse" a enviar la documentación solicitada.

La formación morada insiste en que pidió hace meses documentación tan precisa como la relación de puestos de trabajo de la extinta Faffe o los expedientes de exoneración de las subvenciones de los cursos. Pero aún no han recibido nada. Además, Podemos lamentó el "papel testimonial" de los socialistas en la comisión, a quienes recriminó que utilice sus turnos para "criticar" al resto de grupos en lugar de interrogar a los comparecientes citados.

El líder de IU, Antonio Maíllo, apuntó directamente a los dirigentes de distintas áreas del Gobierno andaluz que han declarado recientemente: "No sé si los altos cargos socialistas que han pasado por la comisión de investigación despreciándola con su silencio, algunos de forma estrafalaria, yéndose sin permiso de la propia comisión, son conscientes de cómo manchan e invalidan su propia trayectoria como alto cargo".

A juicio de Maíllo, los ex dirigentes que no han declarado o sólo han respondido a las preguntas que han considerado adecuadas han mostrado una actitud "ridículamente ofensiva, hacia el Parlamento".

El PSOE, a través de su portavoz, Mario Jiménez, se defendió acusando al resto de grupos de actuar con "frivolidad" en la comisión. Especialmente, por la petición del presidente de este órgano, Julio Díaz, de Ciudadanos, de que la Junta "retire la documentación que ellos mismos habían solicitado", en alusión a los 18.000 expedientes originales de los cursos que el Gobierno andaluz está trasladando al Parlamento. "Es el colmo del ridículo y el esperpento", sentenció.

Jiménez lamentó los "constantes intentos de los grupos de llamar la atención sobre cuestiones superfluas e intentar atacar a la Junta con cuestiones que no tienen que ver con el fondo de la comisión". El portavoz parlamentario aconsejó a la comisión que apruebe dos cuestiones solicitadas por el PSOE: "El acceso universal a toda la documentación en las sedes donde esté" y que la Cámara de Cuentas haga "un muestreo de expedientes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios