Las ITV piden endurecer el control de las emisiones de los diésel

  • El número de inspecciones crece un 3,2% en Andalucía por el envejecimiento del parque móvil

Comentarios 4

El estallido del escándalo Volkswagen ha sacado a la luz las lagunas de los controles medioambientales de los vehículos, avivando las dudas sobre los datos de emisiones en condiciones reales de circulación. AECA-ITV, patronal que reúne el 98% de las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) de España, insiste en que no puede hacer más que aplicar la legislación vigente, y reclama cambios legales y técnicos para endurecer los exámenes. "Nosotros hacemos lo que disponen las normas. No podemos salirnos de ahí. Como sector, reivindicamos que además de la opacidad de los humos, necesitamos comprobar otros gases nocivos para la salud que no se verifican en la actualidad y que son fuente de alarma social, como los NOXx o las partículas", señala Luis Ángel Gutiérrez Pando, presidente de AECA-ITV desde hace un año y director técnico y de operaciones de Veiasa, la empresa pública encargada de gestionar las ITV en Andalucía.

El origen tanto de las emisiones de NOx como de las partículas estriba en los vehículos diésel. Y el problema se ha agudizado en los últimos años debido a que desde principios de este siglo el mercado se ha ido dieselizando hasta el punto de que actualmente dos de cada tres coches vendidos en España son diésel. "Si la sociedad demanda que se comprueben gases nocivos para la salud como son los NOx y que se controlen las partículas, reivindicamos que se implanten estos controles en las ITV para que los podamos medir", afirma  Luis Ángel Gutiérrez Pando. Otro aspecto que preocupa a las ITV es la alteración de los Filtros Antipartículas (FAP), después de que se hayan desarticulado redes de talleres que incluso lo suprimían.

El sector trabaja actualmente junto al Ministerio de Industria y la patronal de fabricantes Anfac en la transposición a la legislación española de una directiva europea que busca dar uniformidad a las inspecciones a nivel comunitario. "La directiva va a suponer la introducción de manera obligatoria en la ITV de la comprobación de los sistemas de seguridad controlados electrónicamente por la centralita del vehículo", explica el presidente de AECA-ITV. Entre los sistemas a verificar, se encuentran el ABS, el control de estabilidad o ESP, los sistemas automáticos de alumbrado o la dirección asistida electrónica. Para ello, las ITV tendrán acceso a la centralita electrónica del vehículo. Aprovechando el cambio de normativa, la patronal reclama que los fabricantes también faciliten los datos de emisiones con los que se homologó el vehículo y verificar su cumplimiento.

La directiva europea establece que los fabricantes cedan el acceso al cerebro de los vehículos "de manera gratuita, o a un precio razonable". Sin embargo,  Luis Ángel Gutiérrez Pando insiste en que no tiene por qué suponer un incremento de las tasas. "No estamos hablando de eso. Puede que suponga un coste más, pero estamos peleando para que no sea así", argumenta. Aún hay plazo para negociar. El decreto que debe adaptar la directiva al ordenamiento jurídico español debe ser aprobado el 20 de mayo de 2017, para que entre en vigor el 20 de mayo de 2018 como muy tarde.

Otra de las preocupaciones del sector es el envejecimiento del parque automovilístico. El número de vehículos inspeccionados no ha parado de crecer en los últimos años debido al incremento del peso de los vehículos de más de diez años de antigüedad, a los que la normativa obliga a pasar una inspección anual.

"Mientras el parque sea más viejo, con más frecuencia tiene que ir a la ITV. Otro motivo son las campañas de la DGT para reducir el absentismo", señala Luis Ángel Gutiérrez Pando. En el caso de Andalucía, en 2015 se realizaron 3,2 millones de inspecciones, un 2,8% más que en el año anterior. De ellos, el 23,7% fue rechazado y no logró superar la inspección a la primera, "un porcentaje que se mantiene estable a lo largo de los años". Además, el grado de cumplimiento se elevó en dos puntos hasta el 87%, superando la media española, estimada entre el 15% y el 20%. "Entre los vehículos más incumplidores destacan los ciclomotores, con un absentimismo del 60%, las motocicletas y los vehículos de transporte de mercancías de menos de 3.500 kilogramos", subraya.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios