Consejo de Gobierno

Igualdad destina 37 millones al nuevo plan de drogas y adicciones

  • La iniciativa prestará especial atención a la prevención entre los jóvenes y a las personas en situación de exclusión social.

La Junta actualiza su estrategia para luchar contra las drogas y otras adicciones y lo hace prestando especial atención a la población joven y a las personas en riesgo de exclusión social que ven empeorada su situación por el consumo de sustancias. Son dos de los pilares del III Plan Andaluz de Drogas y Adicciones que tendrá vigencia hasta 2021 y que cuenta con un presupuesto para este año de 37 millones de euros, según detalló ayer la consejera de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta, María José Sánchez Rubio. 

El objetivo es fortalecer una  red asistencial pública y gratuita que la consejera definió como la mayor del país, con 174 centros por toda Andalucía.  Para ello, el plan se estructura en cuatro áreas: prevención, atención sociosanitaria, incorporación social y gestión del conocimiento. En el ámbito preventivo, la intención de la Administración autonómica es centrarse en los jóvenes y adolescentes, colectivos con un alto riesgo de consumo de una droga legal como es el alcohol, aunque Sánchez Rubio mencionó la existencia un patrón que también preocupa a su departamento y que consiste en la combinación de drogas legales e ilegales en ambientes recreativos. 

Este grupo de edad también es uno de los objetivos prioritarios de otra de las novedades del plan: una web interactiva que ayudará en la difusión de las campañas y medidas que tome Igualdad para luchar contra las drogas. El portal irá de la mano del Observatorio Andaluz sobre Drogas y Adicciones, encargado de recopilar la información científica que existe para combatir las adicciones para ponerlas al servicio del ciudadano. 

Otro de los problemas que pretende paliar el nuevo plan es la relación entre el riesgo de exclusión social y el consumo de drogas "normalmente legales", como el alcohol. "En estos casos, la adicción pasa a ser el problema prioritario cuando era consecuencia de otro", señaló la consejera de Igualdad. También es novedoso un programa de incorporación laboral para personas con adicciones y en riesgo de inclusión social financiado por el Fondo Social Europeo. 

La estrategia antidrogas de la Junta tiene un capítulo especialmente dedicado a la perspectiva de género. "Es una realidad poco visible porque las mujeres retrasan la petición de ayuda por vergüenza", apuntó Sánchez Rubio para después asegurar que "reciben menos cobertura social". 

En la actualidad, hay 38.654 personas en tratamiento contra drogas y adicciones por los servicios de la Junta. De ellos, el 32,9% están relacionados con el consumo de alcohol y un 30,9% con los opiáceos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios