Investigan a un catedrático de la UCA por desvío de cientos de miles de euros

  • Ángel Delvalls lideraba un proyecto científico millonario de contaminación de aguas

  • La Policía le llegó a tomar declaración y luego desapareció

Comentarios 6

El catedrático de Medio Ambiente de la UCA Tomás Ángel Delvalls, una eminencia en su área con varios premios por sus trabajos sobre la contaminación de aguas litorales, está siendo investigado y se encuentra en la actualidad, según fuentes policiales, en paradero desconocido, después de que la propia Universidad detectara el pasado mes de febrero desvío en los fondos que se habían asignado a su grupo de investigación. Las cantidades que se podrían haber defraudado, según la investigación policial, superarían el millón de euros.

Ante la gravedad de los hechos detectados dentro de la propia Universidad, fue desde el propio Rectorado que se puso en conocimiento de la Fiscalía los hechos, después de suspenderle de manera inmediata de empleo y sueldo. Una vez que se incoaron las diligencias penales, el proceso administrativo de sanción quedó paralizado pasando a estar en manos policiales.

A petición de Diario de Cádiz, la Universidad de Cádiz emitió ayer una breve nota sobre los hechos: "La Universidad de Cádiz, en aplicación ordinaria de sus procedimientos de auditoría y control internos, habiendo detectado posibles anomalías en la ejecución y seguimiento de algunas unidades de gasto entre los años 2007 y 2016, presentó denuncia ante la Fiscalía en febrero de 2017 y procedió a adoptar las medidas pertinentes en el ámbito interno, tanto disciplinarias como de carácter económico. Como no puede ser de otra forma, la Universidad de Cádiz lamenta profundamente los hechos denunciados, al tiempo que muestra su respeto tanto a la presunción de inocencia como al desarrollo de las actuaciones judiciales, así como su total disposición a seguir colaborando con la Justicia en el esclarecimiento de los hechos".

Fuentes de la Policía, detectaron, en su investigación, cómo el catedrático había acelerado su tren de vida, pese a que en su primera y única declaración él negó unos hechos que podrían retrotraerse en el tiempo más de una década.

Delvalls era una persona relevante dentro de la Universidad de Cádiz. En 2013, y con la presencia del actual rector y otros dos ex rectores, fue nombrado con solemnidad coordinador del Programa de Doctorado de la Universidad de Cádiz Erasmus Mundus en Gestión Marina y Costera, un proyecto de enorme relevancia para la proyección internacional de la Universidad en una de sus materias bandera como es el estudio marino.

Además, Delvalls estaba al frente de un importante grupo de investigación que gestionaba una importante cantidad de fondos. Es el conocido como RNM375: Contaminación de sistemas acuáticos, que, según la web de la propia Universidad, "centra su investigación en el estudio de energías renovables en ambientes marinos, además de en métodos integrados de evaluación de la calidad ambiental y microbiología de sistemas acuáticos". Este grupo ha firmado a lo largo de sus existencia un total de 23 contratos con un importe total de 1.295.119,49 euros. Este grupo, además, había logrado una patente nacional consistente en un artefacto para medir la calidad de sedimentos marinos y estuáricos y material de dragado expuestos a diferentes fuentes de contaminación. Podía ser de gran utilidad para estudios como los realizados acerca del dragado del Guadalquivir.

El sorprendente descubrimiento de la desaparición de fondos para la investigación en uno de los científicos de confianza entre los rectores de la UCA llevó a ampliar la investigación y fuentes de la Universidad afirmaban ayer que "podemos asegurar con toda rotundidad que se trata de un hecho absolutamente aislado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios