Jonathan Moya acusa a la madre del bebé de Almería de saber dónde estaba la niña

  • Gema Cuerda apunta de nuevo a Jonathan como único autor del crimen Raúl Ríos, en prisión por cómplice, será puesto en libertad

La instrucción del caso del asesinato de Miriam, el bebé cuyo cuerpo fue encontrado el pasado 28 de diciembre en una balsa de riego de Abrucena (Almería), quemó ayer una nueva etapa sin que se aportaran novedades sobre la explicación de los hechos. Gema Cuerda, la madre de la niña, volvió a señalar a Jonathan Moya como único autor de los hechos; Consolación Moya, la tía del acusado, recordó que no tiene nada que ver con los hechos. Ambas se sometieron a sendas pruebas de ADN que permitirán cotejarlos con los restos encontrados en la ropa y el cuerpo de la niña. Tal vez, la única novedad puede ser la puesta en libertad de Raúl Ríos, detenido como cómplice del crimen y en prisión desde finales de diciembre.

Sobre Ríos , y una vez que el Instituto de Toxicología de Sevilla no halló restos de ADN ni en la ropa, ni en el cuerpo de la niña, sólo pesaba la acusación de Moya, que le señaló como la persona que tenía a la niña. Ninguna prueba más le incriminaba como participante ni en el secuestro ni en la muerte de Miriam. Esta circunstancia hace prever que su puesta en libertad tenga lugar en los próximos días.

Por su parte, la madre de Miriam ratificó ayer "íntegramente" las declaraciones que hizo ante la Guardia Civil al denunciar la desaparición de su hija, al tiempo que negó las acusaciones vertidas contra ella por Moya, quien afirmó hace una semana que ella tenía "conocimiento en todo momento de los hechos y de dónde estaba" la niña.

Por su parte, los letrados que ejercen las defensas de Moya y de Ríos indicaron que la madre incurrió en "muchísimas contradicciones" y que "no ha sabido explicar" algunas de las interrogantes que surgieron a raíz de las últimas diligencias incorporadas a la causa, en concreto, el informe pericial que revela la presencia de muestras biológicas "desconocidas" en las prendas que vestía la pequeña al ser hallada sin vida en la balsa de riego. "No ha sabido decir si alguien abrazó, cogió, dio de comer o cambió los pañales en todo el tiempo en el que estuvo con Jonathan Moya pese a la evidencia del ADN desconocido, y no ha sabido explicar algunas cosas sobre su vida anterior, su conocimiento de ciertas personas o las declaraciones realizadas por algunos de sus familiares", señaló el abogado José Ramón Cantalejo.

La vida anterior a la que se hace referencia sería la posible relación de Gema Cuerda con el mundo de la prostitución, una versión recogido en el sumario del caso, según ha podido saber este periódico, y realizada por su propio hermano.

Desde el 28 de diciembre, fecha en la que fue encontrado el cuerpo de la pequeña en la balsa de riego en Abrucena, se ha avanzado relativamente poco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios