La Junta protege con dos decretos ley a los Faffe y a funcionarios interinos

  • Educación asume las competencias de la formación para el empleo, pero no a la plantilla subrogada

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó ayer dos nuevos decretos ley (llega a diez en esta legislatura, por seis leyes) que consolida la situación de algunos de los trabajadores de la Administración: los ex empleados de la extinta fundación Faffe y la de funcionarios interinos. En el primer decreto, adelantado ayer por esta redacción, el Gobierno andaluz aprueba el traspaso de las competencias de la formación para el empleo desde el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) a la Consejería de Educación. Finalmente, los ex empleados de la extinta Faffe permanecerán en el SAE, aunque diversas sentencias les impiden asumir funciones ajenas a los cursos de formación.

¿Qué harán?, fue la pregunta que intentó responder sin éxito en varias ocasiones el portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez. "El personal de Faffe va a seguir ejerciendo las mismas funciones que hasta ahora, es un personal subrogado que en el Servicio Andaluz de Empleo realiza funciones administrativas auxiliares", señaló. Se trata de 1.187 personas, según diversas fuentes. La Junta ha prescindido de interinos en educación o sanidad. En todo el año pasado no se convocó ni un nuevo curso de formación. Según la Junta, por los recortes de hasta un 57% en las políticas activas de empleo por parte del Gobierno central.

Ahora Educación hereda estas competencias junto a las escuelas taller o las casas de oficio, y es una incógnita cuándo se reactivarán. El pacto por el Empleo firmado hace unas semanas alude a un mes después de que se celebre la conferencia sectorial de Empleo y se conozca la inversión que el Gobierno mandará a las comunidades.

El otro decreto aprobado por la Junta establece una nueva regulación en los procedimientos de selección de funcionarios interinos. Cuando cesen porque el puesto se adjudique a un funcionario de carrera, se dispensará a estos interinos un trato diferencial por motivos de edad y experiencia profesional: que tengan al menos 45 años y trabajen en la Junta desde antes de 2005. Así la Junta beneficia a interinos que llevan lustros en la Administración pero sin plaza. Así se acordó en la Mesa sectorial con CSIF, Ustea, UGT y CCOO.

Según lo referido ayer, nada se dice del personal laboral. Ustea había denunciado que unas 1.800 plazas de laborales temporales estaban en riesgo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios