La Junta quita hierro al caso del maltrato a la menor de Ayamonte

  • Asegura que "no hay constancia" de acoso en el IES Doñana y lo ciñe a un problema de "seguridad" externa

La Junta de Andalucía aseguró ayer que "no hay constancia" de que el acoso denunciado por una menor en Ayamonte y que derivó en la orden de detención de otras dos menores se llevase a cabo "dentro del centro escolar". Las consideraciones de la Junta, expresadas en un comunicado oficial, contrastan con los hechos que constan en la denuncia tramitada por la Guardia Civil. En ella se indica que las dos detenida fueron advertidas por miembros del propio centro educativo en el que estudiaban junto a la supuesta víctima (el IES Guadiana) para que cesasen su actitud contra ella.

En esta misma línea, en rueda de prensa, el delegado de la Junta en Huelva, José Fiscal, dijo que se trata de "un asunto que se ha comunicado a la Policía Nacional de Ayamonte" para que se determinen las responsabilidades pertinentes. Precisó que el delegado territorial de Educación, Cultura y Deporte, Vicente Zarza, ha iniciado los contactos precisos para contar con un informe al respecto.

No obstante, Fiscal subrayó que "todo apunta a un caso de acoso desagradable" que estudiarán "con detenimiento", pero "a priori se inscribe más en el ámbito de la seguridad" que en el educativo.

Las dos menores se encuentran en este momento imputadas y en libertad bajo la custodia de sus respectivos tutores legales, después de que fuesen detenidas por vejaciones y malos tratos psíquicos a su compañera durante cuatro años "dentro y fuera" del horario escolar, según se cita en la denuncia de la Benemérita.

La víctima habría sufrido el acoso de sus compañeras durante ese largo periodo de tiempo, hasta el punto de que se vio obligada a recibir asistencia psicológica, además de verse afectados su rendimiento escolar y sus relaciones con su entorno familiar y de amistades. Además, la presión que ejercieron las detenidas en la víctima le llevaron a que se viera obligada a salir acompañada a la calle, por miedo a sufrir alguna agresión, según la Guardia Civil.

Las continuas humillaciones y vejaciones provocaron que la menor abandonase los estudios en ese centro, ya que las advertencias que se hicieron a las dos detenidas para que cesasen el maltrato contra la víctima no tuvieron efecto alguno.

Así lo denunció la víctima ante el puesto de la Guardia Civil de Ayamonte el pasado día 1. Quince días después, ante la gravedad de los hechos, miembros de la Benemérita procedieron a la detención de las dos menores, después de haber tomado declaración a la víctima y a miembros tanto de su entorno familiar como educativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios