Consejo de Gobierno

La Junta remitirá al Gobierno un texto con alternativas a la reforma educativa

  • Mar Moreno cree que la iniciativa busca"ofrecer" al Ejecutivo una postura "crítica" y con opciones para mejorar el texto con "diálogo profundo" y consenso.

Comentarios 6

La consejera de Educación, Mar Moreno, anuncia que el Gobierno andaluz remitirá al Ministerio que dirige José Ignacio Wert un documento con "nueve puntos de encuentro alternativo" al anteproyecto de Ley de la reforma educativa con la intención abrir un proceso de "diálogo y debate" que culmine con una norma "de consenso" y estable.

Así lo ha dicho este martes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, donde ha explicado que Andalucía considera esta reforma educativa de "máximo interés" -uno de cada cinco alumnos españoles es andaluz- y que, por tanto, quiere "ofrecer" al Gobierno una postura "crítica pero con alternativas" para mejorar este texto "de calado" y que el próximo lunes 29 de octubre será analizado por el Estado y las comunidades autónomas en el seno de una Conferencia Sectorial. 

"La educación de nuestros hijos merece un esfuerzo de diálogo y consenso y la Junta quiere estar ahí. Todos debemos hacer un esfuerzo para aprobar una ley en la que estemos razonablemente cómodos y que dé estabilidad al sistema educativo", ha esgrimido la consejera, quien ha insistido en que el Ejecutivo autonómico "es plenamente consciente de que el sistema educativo español tiene debilidades que corregir" aunque no comparta "el tratamiento ni las medidas" que plantea el Gobierno para mejorarlas.

Precisamente por ello, y para acudir a la Conferencia Sectorial con "propuestas alternativas" que propicien un "diálogo profundo y de fondo", la Junta remitirá en los próximos días estas nueve medidas a Wert -acompañadas del informe que el Consejo Escolar de Andalucía aprobará este jueves en pleno sobre la reforma- porque tiene, según ha insistido, "el deber y el derecho a participar activamente en este anteproyecto". 

"La Junta no quiere limitarse a criticar, quiere ofrecer puntos de encuentro y alternativas. Pero para ello, lo primero es aparcar las prisas", ha advertido al ministro la consejera tras recordar que para aprobar la Ley de Educación Andaluza (LEA) fueron necesarios "casi dos años" de diálogo entre todas las fuerzas políticas. Así, y tras destacar que "no pasa nada por estar dos o tres meses debatiendo de forma sosegada" sobre el anteproyecto de Ley de la reforma educativa, Moreno ha detallado uno a uno los nueve puntos en los que, a juicio de la Consejería, se pueden encontrar "soluciones" intermedias aunque ello suponga que la Junta tenga que "ceder" en algún aspecto.

Los puntos alternativos

El primero de estos espacios de encuentro se refiere al refuerzo de la calidad y la equidad en la enseñanza, ya que para la Junta no es posible "avanzar en calidad si esto va en detrimento de la equidad". La consejera ha indicado que toda reforma que quiera generalizar el éxito escolar debe atender tanto al alumnado con más necesidades como al que tiene mayores capacidades, por lo que "apoya" que se flexibilicen las adaptaciones curriculares del alumnado pero siempre y cuando "se analice muy bien la edad" en que se diversifican los itinerarios -la reforma contempla que sea a partir de los 13 años- y, sobre todo, "que cualquier opción conduzca a la misma titulación". 

"Es decir, que con independencia del nombre que ahora vayan a recibir los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI) o la nueva Formación Profesional Básica, nos da igual el nombre, lo que debe conducir es a la obtención del título de ESO", ha aseverado Moreno, quien insiste en la necesidad de "avanzar en flexibilidad y no en rigidez" porque ello supondría abocar a jóvenes, "a edades muy tempranas, a caminos sin vuelta atrás". 

Como segundo punto de encuentro con el Ministerio, la Junta plantea una "pieza clave" que "no se aborda en la reforma". Se trata de la formación y motivación del profesorado, capítulo para el que el Gobierno andaluz cree "fundamental modificar" la legislación educativa y universitaria con la intención de mejorar la formación inicial y permanente de los docentes, ante todo, en las áreas de idiomas y nuevas tecnologías. También propone más formación en atención a la diversidad y resolución de conflictos, así como el reconocimiento a su autoridad docente y el establecimiento de la carrera profesional. 

En lo referente al refuerzo de las materias instrumentales, Moreno ha dicho que la Junta "se une" a que las asignaturas de lengua, matemáticas e idiomas sean las más importantes del currículum pero si se hace de forma que "también se preste atención" a otras materias optativas que los centros, en función de sus posibilidades, puedan ofrecer. "Nuestra reflexión alternativa es que el refuerzo de las materias instrumentales y la limitación de asignaturas no tiene por qué ir en contra de la flexibilización y diversificación de materias y, sobre todo, que esa flexibilización de itinerarios vaya siempre orientado a la obtención de un único título de ESO para que no haya alumnos de primera y alumnos de segunda", ha argumentado. 

Otro de los aspectos que la Junta cree que no "está suficientemente debatido" es el de la evaluación y la rendición de cuentas en los centros, ya que, pese a estar completamente a favor de las evaluaciones -Andalucía tiene una propia Agencia de Evaluación Educativa-, no comparte que de ellas se puedan hacer "rankings" entre colegios e IES ni q sus resultados se utilicen para "seleccionar o expulsar" a determinados alumnos. Por eso quiere que las evaluaciones no se hagan al final de cada etapa sino en los cursos intermedios de la misma para que el objetivo final de las pruebas no sea otro que el de "evaluar para conocer las debilidades y mejorar". 

Sobre la FP, Moreno ha dicho que la Junta ve con buenos ojos que se amplíen el número de titulaciones y se vinculen estas enseñanzas con el mundo de la empresa pero si, al mismo tiempo, "se mantiene el acceso directo" a las mismas tanto desde la Formación Profesional Básica como desde la Educación Secundaria Obligatoria. "No tiene sentido poner obstáculos en la promoción de los ciclos formativos medios y no estamos de acuerdo en condicionar esta incorporación a la FP a ninguna reválida", ha advertido.

El sexto punto alternativo de encuentro que presentará Moreno a Wert el próximo lunes será relativo a la participación de los centros en los procesos de enseñanza. Para la Junta, puede ser necesario "aumentar las tareas de los directores pero sin que sea la Administración la que los imponga". En este sentido, Andalucía defiende el "carácter democrático" de los centros tanto en lo relativo a los equipos directivos como a los Consejos Escolares. 

De otro lado, y  para garantizar la educación en valores, la Junta plantea la necesidad de "consensuar un único currículum" para Educación para la Ciudadanía y que, con independencia de la denominación de la asignatura, "aparque las diferencias" existentes en torno a esta materia porque, según ha recodado, PISA examina también estas competencias ciudadanas y "hay que prestarles especial atención".

Como puntos alternativos ocho y nueve, Moreno ha explicado que el Gobierno andaluz propondrá que cualquier cambio en las Pruebas de Acceso a la Universidad sean para "garantizar la transparencia y la equidad" y, finalmente, que se mantenga un sistema de financiación suficiente para el sistema educativo. "Es verdad que se tienen que optimizar los recursos existentes, pero es imposible mantener la calidad y la equidad en la educación sin sostén económico", ha avisado al Gobierno central tras criticar que se pretenda reducir del 4,9 al 3,9 por ciento del PIB destinado a educación de aquí a 2015. 

Según la consejera, estas nueve propuestas de la Junta deben servir para "alcanzar puntos de encuentro" entre el Estado y las comunidades autónomas y, por ello, ha pedido a Wert "capacidad para dialogar". "Las políticas de educación requieren profesionalidad y consenso, máxima sensibilidad y altura de miras de todos", ha concluido. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios