La Junta sancionará a Cepsa por el vertido de Huelva si "hay infracción"

  • El director de la Estación Biológica afirma que el impacto en el Parque ha sido nulo

La consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Cinta Castillo, indicó ayer que se sancionará a Cepsa por el vertido ocurrido el pasado 30 de julio, "si hay infracción". La investigación continúa abierta, recordó la consejera que señaló que los operarios "ya no están trabajando" en la zona "al no haber restos" del vertido desde "hace tres días". No obstante, el dispositivo sigue activo por "si apareciera algo, recogerlo inmediatamente".

Castillo recalcó que la investigación "está abierta para el conocimiento de las causas", e indicó además que la Delegación de Medio Ambiente de Huelva "tiene un procedimiento abierto, también de carácter informativo, para hacer esta evaluación". La consejera, que visitó la zona costera comprendida entre Matalascañas, en el término municipal de Almonte, hasta Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) mientras se estaban realizando los trabajos de limpieza, precisó que "aún no existe una conclusión, pero habrá que determinar si esta causa externa se produjo o no".

El Ministerio de Fomento desactivó el pasado jueves el Plan Nacional de Contingencias que se activó el día 30, cuando se produjo el accidente en la línea marítima de Cepsa que dio lugar al vertido del crudo, ya que pasados varios días de la presencia de éste en alta mar, es "ya prácticamente inexistente".

Por su parte, el director de la Estación Biológica de Doñana, Fernando Hiraldo, señaló ayer que los informes científicos indican que el impacto del vertido en los ecosistemas de este espacio protegido "ha sido nulo", aunque recomienda que se siga investigando.

El último de los informes hace hincapié en que el vertido no ha afectado a la fauna y flora de Doñana y que únicamente se observan algunos restos de crudo en algunos puntos de los más de 30 kilómetros de playa del Parque Nacional.

Hiraldo apuntó que este accidente debería servir "de vacuna" frente a futuras amenazas, "no sólo sobre Doñana sino sobre las playas y enclaves turísticos de Huelva". En su opinión, aunque este vertido ha sido de escasa envergadura, ha evidenciado la necesidad de que se implementen en las industrias petroquímicas de Huelva "planes de alerta más afinados".

El director de la Estación Biológica cuestionó la política informativa de la Junta tras producirse el vertido, porque la Administración "no puede pasar de víctima a cómplice del verdugo que, en este caso, es la empresa Cepsa".

30

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios