Limpieza de sol a sol para mantener la salud de Doñana

  • En la jornada de ayer, 260 efectivos repartidos en turnos retiraron los residuos de fuel del parque · Entre ellos, más de 100 mariscadores de la zona que se encontraban en paro

Siete de la mañana. El sol se despereza sobre las dunas móviles del litoral del Espacio Natural de Doñana (otrora denominado parque nacional) y un grupo de mariscadores sin aparejos surca las arenas blancas de la playa, pertrechados esta vez con palas, guantes y cubos. No piensan cavar ningún pozo de los muchos que salpican la costa protegida con los que los pescadores de la zona extraen agua dulce del subsuelo del paraíso onubense, no. Su objetivo en esta ocasión es devolver al mar azul su espuma blanca de rompeolas, retirando los restos de hidrocarburos que mancillan desde hace algunas jornadas su abrumadora belleza natural.

Antonio Garrido es mariscador, natural de Hinojos. El lunes por la tarde se incorporó a la lista de 260 operarios (230 en Huelva y 30 en Cádiz) que ayer peinaba en grupos de trabajo los 14 kilómetros que separan la playa de Torre Carbonero de la sanluqueña de Bajo Guía, pasando por la Punta de Malandar, en plena desembocadura del navegable Guadalquivir. Estaba en el paro desde hace algo más de un mes, como otro centenar de compañeros que también ha sido contratado por Cepsa Refinería La Rábida para las labores de limpieza del paraje, debido a las toxinas que afecta a los moluscos "y ahora nos encontramos con esto". Asegura "esto es muy malo para la pesca y el marisco, aunque creía que podía ser peor". En apenas unos minutos, él y sus cuatro compañeros "ya hemos recogido tres o cuatro kilos de arena y galletas de fuel , y eso que la marea está alta, cuando baje la situación será peor".

Organizados en pequeños grupos, cada uno de ellos tiene asignado un kilómetro de doradas arenas, salpicadas ahora aquí y allá por lunares de petróleo cuyo tamaño oscila "entre el tamaño de una moneda y el de una galleta maría", según explicó ayer a una expedición de periodistas a pie de playa el coordinador en Huelva del servicio de emergencias 112, Francisco Huelva.

Si bien Salvamento Marítimo asegura que la mancha de fuel se ha esfumado del mar, la realidad es que la llegada de los fragmentos de crudo que continúan depositándose en la playa con la resaca de las mareas es constante. Sin embargo, Huelva quiso dejar muy claro que "el Espacio Natural de Doñana no va a sufrir con este incidente, en absoluto" y que, "si hay tanta gente trabajando no es porque la deposición sea muy grande, sino porque las administraciones entienden que debido al valor emblemático que tiene este espacio, hay que recogerlo cuanto antes".

El dispositivo que fue activado el pasado viernes para retirar el vertido en la línea marítima de la refinería Cepsa actúa bajo la coordinación de la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía, y mantiene activo a personal directivo del Grupo de Emergencias de Andalucía (Grea), del 112, de Cepsa y del Espacio Natural de Doañana.

Para llevar a cabo estas labores de limpieza terrestre, los operarios cuentan con cuatro camiones Dúmper -uno de ellos con una capacidad de 20m3 y el resto de 10m3-, seis tractores pala, 20 todoterrenos para el avituallamiento y transporte del personal, seis vehículos para transporte de herramientas y dos microbuses todoterreno.

Francisco Huelva reiteró que "vamos a continuar trabajando hasta que no quede ni una galleta en el Espacio Natural de Doñana, y vamos a dejar esto tan limpio como una patena, que es como estaba antes", una afirmación a la que el coordinador para la limpieza terrestre de Cepsa Refinería La Rábida, Aurelio de la Villa, agregó que "así lo haremos porque es nuestro compromiso". Entretanto, llega la bajamar, se incrementa el trabajo. El sol se va meciendo sobre el océano. Mañana será otro día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios