El caso Mari Luz abre el debate sobre la reforma de la Justicia

  • El presidente de la Audiencia de Córdoba pide cambiar un modelo "ya obsoleto" · Otros magistrados reclaman diferenciar entre "errores puntuales y del sistema"

Comentarios 1

Diversidad de opiniones entre jueces y magistrados sobre la necesidad de acometer una profunda renovación del sistema judicial. El reconocimiento de los "fallos" que permitieron que el presunto asesino de la niña de Huelva Mari Luz Cortés, Santiago del Valle, siguiera en libertad pese a contar con una sentencia firme, ha desembocado en una cadena de posicionamientos sobre la conveniencia de cambiar un modelo que algunos de los integrantes de la magistratura consideran "obsoleto".

Los jueces, en su independencia, no tienen una opinión común. El debate lo avivó el pasado jueves el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Augusto Méndez de Lugo, en la presentación de la memoria del Alto Tribunal Andaluz correspondiente a 2007. Méndez de Lugo, que se pronunció por primera vez sobre el caso Mari Luz, aseguró que el "conjunto de errores" y "circunstancias" que se produjeron en el trágico suceso ponen de manifiesto que el sistema judicial actual "no sirve", "está desfasado".

En esta línea, el presidente de la Audiencia Provincial de Córdoba, Eduardo Baena, consideró ayer que "algo falla" en el actual estado de la administración de Justicia y calificó el sistema de "obsoleto". Baena abogó por abordar de "manera seria" una nueva estructura. En rueda de prensa tras presentar los datos provinciales de la memoria del TSJA, el presidente de la Audiencia Provincial lamentó que la Justicia "siempre ha sido la cenicienta presupuestaria" y demandó "un cambio importante" en la asignación de los presupuestos. No es necesario ampliar el número de órganos judiciales, opinó, sino de "racionalizar los existentes".

En cuanto a los medios personales, Baena indicó que muchos de los juzgados tienen "plantillas infradotadas" y criticó las sustituciones con los profesionales inscritos en las bolsas de interinos que, en algunos casos, "no tienen ni la mínima formación".

Sobre los medios informáticos con los que cuentan los juzgados, reclamó un sistema de interlocución con la Fiscalía o la Policía Judicial y añadió la necesidad de crear un mecanismo que avise sobre la situación de los presos preventivos. Con estas novedades, Baena señaló que se podría aliviar la carga de los profesionales de la Justicia.

Frente a la "inaplazable modernización" que el presidente del TSJA demandó para la Justicia, otro sector de la magistratura pide serenidad. Ya el fiscal jefe del TSJA, Jesús García Calderón, declaró tras conocer la reflexión de Méndez de Lugo que, si bien en el caso de Santiago del Valle se produjo un "error" que tiene que ser "depurado", hablar de fallos en todo el sistema judicial le parece "excesivo".

Ayer, el presidente de la Audiencia Provincial de Huelva, Jesús Fernández Entralgo, avisó de que, "si falla el sistema, habría que suprimir el aparato judicial y sustituirlo por otro distinto", tras lo que aseguró "no querer dar ideas". Fernández Entralgo, que rehusó valorar las declaraciones concretas de Méndez de Lugo, sí se posicionó sobre la necesidad de "diferenciar entre fallos concretos o fallos del sistema", aunque insistió en "guardar silencio en temas como éste, porque quizá tengamos que pronunciarnos como profesionales en un futuro".

A modo de conclusión, el presidente de la Audiencia Provincial de Huelva ofreció lo que podría conformarse como una coincidencia entre todos los implicados: "iniciar un amplio diálogo social, libre y espontáneo sobre el sistema judicial que luego se traduzca en leyes aprobadas por el Parlamento". El debate está abierto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios