Marín se adjudica Salud si entra en el Gobierno en 2019

  • El líder de Ciudadanos aspira a gestionar las políticas sanitarias aunque no explica con qué socio

Juan Marín, portavoz de Ciudadanos en Andalucía, ayer en Granada. Juan Marín, portavoz de Ciudadanos en Andalucía, ayer en Granada.

Juan Marín, portavoz de Ciudadanos en Andalucía, ayer en Granada. / carlos gil

Cuando Juan Marín compareció tras las elecciones autonómicas de marzo de 2015 negó que sus nueve diputados -ahora son ocho tras la fuga de Mari Carmen Prieto- fueran la llave del Gobierno andaluz. El tiempo se ha empeñado en quitarle la razón y el líder regional de Ciudadanos lleva en su zurrón el acuerdo de investidura de Susana Díaz y tres presupuestos autonómicos. Dos años y medio después, la actitud del dirigente de la formación naranja es muy distinta. Aún no es el candidato de su partido, pero ya hace quinielas para elegir consejería. "Si entramos en el Gobierno cogeríamos Salud. Con todos mis respetos, no vamos a coger Cultura o Deportes", asegura Marín en una entrevista.

Desde su expansión nacional de 2015, Ciudadanos decidió no entrar en los ejecutivos que apoyaba, pero esa directriz ha cambiado. "Si Ciudadanos entra en un gobierno en 2019 no va a ser para estar de palmero, será para resolver los problemas y no nos vamos a conformar con cuatro sillones para tener visibilidad. Queremos influir en las políticas que tienen que ver con el bienestar social y la creación de empleo", aseguró Marín, que sin embargo no especificó con qué socio pretende ir de la mano.

Es cierto que en los últimos meses el acercamiento con el PP de Juanma Moreno es evidente, pero la relación de Ciudadanos con el PSOE andaluz tiene una salud envidiable. Una muestra es el proyecto de cuentas autonómicas para 2018. "Tienen el sello que Ciudadanos quería darle en cuanto a la bajada de la presión fiscal y el Impuesto de Sucesiones y Donaciones", reveló Marín, que calificó la rebaja del polémico gravamen como "un tema de justicia social y un mensaje dirigido al sector empresarial". "Se ha demostrado que se puede bajar la presión fiscal y además aumentar la disponibilidad presupuestaria para los servicios esenciales como la sanidad, la educación, las políticas sociales, la justicia o la dependencia", añadió el dirigente de la formación naranja.

Sin embargo, existe un sentimiento generalizado en la población sobre los efectos que han tenido los recortes en el sector sanitario y los aumentos presupuestarios no convencen. Una muestra es la última manifestación en Granada a cuenta de la gestión hospitalaria. El descontento, según Marín, puede deberse a "la administración que haga de ese dinero la Junta". Se refiere a los "1.300 millones de euros", que ha sumado el presupuesto sanitario desde que Ciudadanos tiene voz en su redacción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios