El dueño de Montenmedio asume la demolición parcial tras la derrota judicial

  • El TSJA declaró ilegal la construcción del club en Barbate y el propietario ya no puede presentar más recursos

Comentarios 2

La casa club de Montenmedio, un complejo turístico-deportivo ubicado entre los municipios gaditanos de Barbate y Vejer, quedará reducida a escombros en pocas semanas. Tras más de una década de pleitos con la Junta de Andalucía, el administrador único de Ibercompra y propietario, Antonio Blázquez, ha tirado la toalla y ha encargado ya el proyecto de demolición de un palacete declarado ilegal de manera insistente por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Un último dictamen judicial, conocido hace pocos días, ha dejado a Blázquez en un callejón sin salida, al quedarse sin opciones de presentar más recursos legales. Tras tantos reveses consecutivos en los tribunales, el impulsor de Montenmedio se ha visto obligado a acatar la sentencia primera del TSJA, que en junio de 2002 ya ordenaba la demolición de la casa club al considerarla ilegal.

El propio Antonio Blázquez confirmaba ayer a este periódico que ya ha encargado el proyecto de demolición de la casa club, afirmando que lo hace "para acatar una sentencia judicial que me parece un error monumental y que hará muchísimo daño a toda la comarca de La Janda". En este sentido, Blázquez añadió que "supondrá que 350 personas vayan a la calle".

Una vez que ese proyecto de demolición esté culminado tendrá que ser supervisado por el Ayuntamiento de Barbate, que será el encargado de darle el visto bueno final antes de que la piqueta haga su aparición en un complejo que se ha hecho un nombre a nivel internacional tanto por su campo de golf como por sus instalaciones hípicas.

Así las cosas, todo apunta a que la acción de las máquinas pondrá el punto y final a un largo proceso judicial iniciado por la Junta de Andalucía en 1996, cuando interpuso su primer recurso ante el TSJA contra la licencia otorgada por el Ayuntamiento de Barbate -siendo alcalde Serafín Núñez- para la construcción de esta casa club. Apenas tres años después, este mismo tribunal anulaba esta licencia municipal porque entendía, entre otras razones, que carecía de Plan Especial, de justificación de la necesidad de emplazamiento y de estudio de impacto.

Ni los recursos de casación interpuestos ante el Tribunal Supremo ni los de súplica presentados ante el TSJA por Blázquez -que contó en todo este proceso con el respaldo girme del gobierno municipal barbateño que presidía Juan Manuel de Jesús- consiguieron dar la vuelta a la tortilla.

Cansado de tantas derrotas judiciales, el alma mater de Montenmedio ha dado su brazo a torcer y asumirá en solitario la demolición del palacete antes de que lo hagan, de manera subsidiaria, el Ayuntamiento de Barbate o la Junta de Andalucía.

Cuando los escombros ya sean realidad, el futuro se convertirá en una incógnita. A día de hoy, el propio Blázquez no descarta nada, ni volver a levantar estas instalaciones ya con todos los papeles en regla, ni cerrar la Dehesa y trasladar todos sus equipamientos a otra provincia española.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios