Nacionalistas andaluces homenajean a Blas Infante rompiendo su sentencia de muerte

  • Colocan una placa en el antiguo cine de Sevilla donde el padre de la patria andaluza estuvo preso

Comentarios 15

La figura de Blas Infante volvió ayer, 73 años después de su muerte, al antiguo cine Jáuregui de Sevilla donde estuvo preso antes de ser asesinado por miembros de Falange en el kilómetro 4 de carretera de Carmona. Una placa con su retrato preside este edificio habilitado como cárcel en 1936. Ocho organizaciones políticas y sindicales nacionalistas andaluzas (PA, CUT-BAI, SAT, PSA, BNA o JJAA) homenajeaban así al padre de la patria andaluza, en un acto al que asistieron un centenar de personas y en el que intervino su nieto, el abogado Estanislao Naranjo Infante, quien denunció la "barbaridad y la infamia" jurídica que supuso la sentencia de muerte dictada por un tribunal franquista contra su abuelo y que aún no ha sido anulada.

Naranjo Infante criticó al Gobierno andaluz porque "no haya hecho nada" para promover ante el Tribunal Supremo esta anulación, más aún cuando hay una resolución del Parlamento autonómico de 2007. Como acto simbólico de protesta, la sentencia fue destruida por los intervinientes.

La secretaria general del PA, Pilar González, destacó la "unidad de acción" de los nacionalistas para recordar la memoria de Infante, y dirigentes como Juan Manuel Sánchez Gordillo (CUT-BAI) o Diego Cañamero (SAT), criticaron en un comunicado conjunto que Andalucía siga "sin ser reconocida como nación ni los andaluces como pueblo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios