El PP-A anuncia que se echará a la calle para exigir agua al Gobierno

  • Promueve una campaña de recogida de firmas para la ampliación del trasvase del Ebro al resto del arco mediterráneo · Arenas reclama solidaridad interterritorial

El PP está dispuesto de nuevo a tomar la calle, en esta ocasión, para exigir agua. El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, anunció ayer en Almería que su partido va a iniciar una campaña de recogida de firmas para defender en la calle el "agua para todos", mientras que el titular de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, invitó al regidor socialista de Barcelona, Jordi Hereu, a sumarse a la plataforma de alcaldes por el agua.

En una intervención pública tras rubricar ante alcaldes y diputados almerienses del PP el documento Agua para todos por Almería, Arenas anunció esta medida frente a la política hídrica del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha supuesto, a su juicio, "el mayor ataque frontal" a la cohesión social de España en los últimos treinta años.

Tras reafirmar su postura en defensa al trasvase aprobado para Barcelona con un "agua para Barcelona sí y por supuesto", Arenas trasladó que defenderá en la calle mediante una recogida de firmas el envío de agua del Ebro al resto del arco mediterráneo.

"Durante muchos años he soportado que la calle es de la izquierda pero no, la calle es de todos y es un vehículo fundamental para defender el agua para todos, el agua para beber y el agua para comer", aseguró Arenas, quien apuntó que su partido batallará también por este lema ante la Justicia y en el ámbito político.

Antes de ceder la palabra al presidente de la Generalitat valenciana, sobre el que afirmó que "está haciendo todo lo que puede por la cohesión interna del PP", Arenas aseguró que está ejerciendo en el debate del agua de presidente de la Junta de Andalucía, puesto que hasta la fecha Manuel Chaves no ha defendido por razones de partido el interés general de los andaluces. Advirtió, por último, que va reivindicar como una "gota malaya" la solidaridad interterritorial en política hídrica frente a posturas como las del presidente de Aragón, Marcelino Iglesias (PSOE), o los integrantes del PSC, a los que, según aseguró, "debería caérseles la cara de vergüenza".

Francisco Camps justificó su invitación al regidor de Barcelona, Jordi Hereu (PSC), a sumarse a la plataforma de alcaldes por el agua, puesto que esta ciudad "necesita agua hoy y necesitará también agua para el futuro" y "no hay alternativa" al trasvase del Ebro para abastecer de este recurso a los lugares que se encuentran en situación de escasez estructural.

Después de reiterar su petición al presidente de la Generalitat de Cataluña, Jose Montilla, para que defienda los intereses de aquellas zonas que se encuentran tan necesitadas de agua como la ciudad condal, Camps exigió al Gobierno central y a las Cortes Generales que aprueben en su conjunto en Plan Hidrológico Nacional (PHN).

"Tampoco pedimos mucho", añadió, no sin antes recordar que, una vez aprobado el trasvase a Barcelona, la mayoría de los españoles, según Camps, reclaman la reactivación de un PHN en el que "está todo hecho", desde los estudios de impacto ambiental hasta los pertinentes informes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios