El PP cree que la actitud "soberbia" del PSOE es lo que ha roto la FAMP

  • El Gobierno andaluz dice que la marcha de los populares ha sido premeditada

La vicepresidenta de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz (PP), manifestó ayer que el "problema" que ha llevado a los representantes municipales del PP a acordar su salida de la mencionada federación ha sido la actitud de "soberbia y prepotencia" mostrada por los dirigentes del PSOE, que "prefieren ver rota la FAMP antes que gobernada por el PP".

En declaraciones a Europa Press, la hasta ahora dirigente popular de la federación, que próximamente abandonará su cargo como tal, aseguró que las distintas fuerzas políticas han estado dialogando "hasta el último momento" sobre el futuro de la federación, planteando una presidencia "compartida" de la misma.

Muñoz explicó que, después de más de un año y medio sin acuerdo, la FAMP "tenía que poner sobre la mesa la representatividad de cada uno", reivindicando la posición dentro de la asociación de los ayuntamientos en los que el PP ha ganado "legítimamente" las elecciones. En este sentido, lamentó que mientras el actual presidente de la FAMP, el socialista y alcalde de Dos Hermanas Francisco Toscano, se mostraba de acuerdo con esta propuesta, fue el vicesecretario general del PSOE andaluz, Mario Jiménez, quien, en una reunión con el número dos del PP, José Luis Sanz, "puso como condición que la presidencia fuera socialista".

Así, la regidora subrayó que esta "actitud" de dirigentes socialistas ha puesto de manifiesto la "traición al municipalismo" del PSOE, que "evidencia las manos en las que está el Gobierno de Andalucía" y que "les pasará factura". "La FAMP no puede ser un apéndice del PSOE para que la utilice según sus intereses partidistas", apostilló Muñoz.

De este modo, la alcaldesa de la ciudad costasoleña mostró su "preocupación" por el papel en el que queda la FAMP, ya que consideró que ahora "no representa al municipalismo" ni va a contar con la legitimidad que le corresponde dentro de la federación a nivel nacional (FEMP), un extremo que, según subrayó, es "responsabilidad absoluta del PSOE".

La decisión de los populares, escenificada el sábado en una reunión de alcaldes del partido celebrada en Sevilla, fue ayer duramente criticada por el vicepresidente de la Junta y precisamente consejero de Administración Local, Diego Valderas. Desde Córdoba, el también líder andaluz de IU calificó de "irresponsabilidad política muy gorda" la salida del PP de la FAMP, decisión en la que dijo ver "premeditación y alevosía" por parte de los populares a fin de "empezar un escenario de confrontación".

En declaraciones a los periodistas antes de participar en un encuentro de la federación de izquierdas, Valderas señaló que "al PP le cuesta mucho trabajo cumplir las reglas del juego democrático", en este caso los estatutos de la FAMP, con los que, atendiendo a ellos, "claramente dan la mayoría a los sectores municipales progresistas por encima de los conservadores". En este sentido, acusó a los populares de querer "el camino de la confrontación", al tiempo que argumentó que la institución "debería tener un gobierno compartido y de corresponsabilidad estando al frente aquellas fuerzas que reúnen mayor apoyo desde el punto de vista democrático y municipal en Andalucía", algo que, a su juicio, "no acepta" Juan Ignacio Zoido, presidente del PP. Precisamente, Zoido recordó el sábado que su partido gobierna sobre el 65% de la población andaluza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios