El PP corteja a Ciudadanos

  • Los populares negocian a la desesperada con la formación naranja para retener la Alcaldía

La lucha por la Alcaldía de Granada se ha convertido en una carrera de obstáculos en el que todo vale por conseguirla. Este particular Juego de Tronos que mantiene a la ciudad sumida en el desgobierno desde hace diez días tiene todavía algunos capítulos por delante antes de que se desvele el final y la ciudad sepa quién asume la carga de un Ayuntamiento a la deriva.

En el último capítulo el grupo municipal de Ciudadanos afirmó por activa y por pasiva que daría la Alcaldía al candidato socialista pero acto seguido condicionó su apoyo a la dimisión del diputado provincial de Deportes, Mariano Lorente, imputado por unas supuestas contrataciones irregulares cuando era alcalde de Íznalloz. Se abría así una fisura en el apoyo incondicional que Ciudadanos había mostrado hasta ahora al PSOE.

En el capítulo de ayer el PP aprovechó esta rendija de incertidumbre que dejó en el aire Ciudadanos. Vió señales y decidió retomar el idilio que inició en junio del año pasado y que permitió que José Torres Hurtado alcanzara la Alcaldía. "He tendido hoy la mano a Ciudadanos para que en las próximas horas podamos sentarnos a hablar y hacer posible que la candidata popular, Rocío Díaz, sea la próxima alcaldesa de Granada", dijo el portavoz del equipo de gobierno, Francisco Ledesma, convencido de que la Alcaldía tendrá nombre de mujer.

Este anhelo de optimismo contrasta con la desesperanza que había transmitido unos días atrás el alcalde en Funciones, Juan García Montero, quien cifró en un 99,9% las posibilidades de perder la alcaldía de la ciudad.

El cortejo que comenzó ayer entre el PP y Ciudadanos tiene visos de ser correspondido, o al menos eso creen desde las filas populares. Para no querer nada, el portavoz de Ciudadanos, Luis Salvador, dio ayer alas al PP al deshacerse en elogios hacia García Montero. Éste "ha sido un interlocutor fantástico que ha facilitado el sacar adelante muchísimas propuestas. Ya me hubiera gustado a mí que en todo lo que él ha sido diligente otros hubieran tenido esa misma visión para hacer las cosas que correspondían en cada momento", declaró el portavoz de Ciudadanos. Salvador declaró que su partido no tiene nada "en contra ni a favor del PP o del PSOE, sólo estamos a favor de nuestros votantes y de la ciudad de Granada".

Seguro de sus posibilidades, el portavoz del equipo de gobierno, Francisco Ledesma, cree que Rocío Díaz será sin duda la alcaldesa y mostró el orgullo del partido por que haya una mujer por primera vez al frente del Ayuntamiento. "El PP ha asumido su responsabilidad de forma rápida; con las tres dimisiones del alcalde, Nieto y Sebastián Pérez, ya nohay motivos para no sentarnos a hablar", manifestó, e insistió en que la voluntad de los granadinos es que gobierne quien ganó las elecciones en las urnas el pasado mayo, esto es, el PP. "Le tendemos la mano a Ciudadanos para sentarnos a hablar y para que no retiren de una manera ilegítima la Alcaldía porque fue la ciudad quien votó al PP", recordó Ledesma, y relacionó al portavoz del PSOE, Francisco Cuenca, con el caso Invercaria y con el llamado fondo de reptiles.

La trama de este serial dará todavía más bandazos. Ayer, Ledesma recordó cómo se sucedieron los acontecimientos tras las elecciones de 2015. Fue el día de antes de la investidura cuando Salvador se desmarcó del PSOE y terminó dando la Alcaldía al PP. "Acuérdense de cómo transcurrieron las últimas 24 horas y sobre todo la última hora, cuando se iba a investir a Torres Hurtado como alcalde de Granada", dijo, y utilizó un símil para relajar la presión de los plazos, "hasta el rabo todo es toro".

Las conversaciones entre los partidos políticos exceden los límites de Granada y así lo corroboró ayer el portavoz del equipo de gobierno, quien reconoció que las conversaciones a nivel andaluz y nacional son constantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios