El PSOE anuncia más planes de la Junta para combatir la exclusión social

  • Jiménez avanza que se prepara un paquete de medidas de rentas directas o indirectas

El decreto ley del Gobierno andaluz para poner freno a los desahucios es "sólo el primer paso" de un plan más "global y ambicioso para combatir la exclusión social", que incluirá medidas de rentas directas o indirectas. Así lo avenzó ayer el vicesecretario general del PSOE-A, Mario Jiménez, que hizo hincapié en que el Ejecutivo andaluz "no va a parar". Jiménez adelantó también que en las próximas semanas el Gobierno que preside José Antonio Griñán aprobará medidas "muy importantes para dar una respuesta global" a las consecuencias negativas de la crisis económica entre los ciudadanos.

El número dos de los socialistas andaluces también insistió en la necesidad de que el Gobierno central, las comunidades y las diputaciones aúnen esfuerzos y recursos en la lucha contra la crisis. Jiménez defendió la estrategia nacional contra la exclusión social que planteó Griñán, como un modelo para exportar al resto de España. A pesar de la "respuesta desaforada del PP" de "atacar" el decreto ley ha garantizado que el Gobierno andaluz "no se va a amilanar ni acobardar y seguirá legislando para poner en marcha iniciativas" con la misma filosofía de apoyo a los sectores más débiles.

La Junta ha movilizado unos 600 millones de euros en distintos planes orientados a hacer frente a los estragos de la crisis en la población, recordó Jiménez, que vaticinó que aunque las respuesta al decreto ley ha sido "surtida" entre las comunidades autónomas, ha vaticinado que se sumarán a esta iniciativa cuando pase algún tiempo y en cuanto aminore, en las gobernadas por el PP -que están siendo "adoctrinadas" para "atacar" dicha medida.

El vicesecretario general de los socialistas andaluces ha apoyado la reforma fiscal presentada por el PSOE a nivel estatal, porque es "importante que se adopten decisiones por el lado de los ingresos" y con la que "se busca recaudar más de forma más justa y estable". A juicio de Jiménez, "no significa subir los impuestos a los trabajadores sino que todas las rentas contribuyan en el mismo nivel que lo hacen los trabajadores" y, sobre todo, que lo hagan las rentas del capital y las de las sociedades porque "no tiene sentido que los trabajadores contribuyan más que sus empresas", alegó.

Con la reforma fiscal, presentada el pasado sábado por el PSOE federal, es "posible recaudar unos 8.000 millones extraordinarios", defendió Jiménez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios