El PSOE planteará una moción de censura si el regidor no dimite

Dice el refrán que el gato escaldado del agua fría huye. Este proverbio resuena estos días con fuerza en el subconsciente de los integrantes del grupo socialista. El plante que el portavoz de C's en el Ayuntamiento de Granada, Luis Salvador, dio al PSOE el pasado mes de junio, impidiendo que Francisco Cuenca fuera alcalde y facilitando el gobierno de la ciudad en el último momento a José Torres Hurtado, hizo que el portavoz del PSOE se cuidara ayer mucho de hablar de moción de censura. A partir de ahora, el grupo mayoritario de la oposición se ha propuesto abordar el tema con pies de plomo. "Asumimos nuestras responsabilidades sin jugar con nadie. Venimos de algo que ya hemos sufrido, así que hay que afrontar la situación con calma. Por la extrema gravedad del asunto no podemos permitir que haya juegos fruto de estrategias partidistas", relató el portavoz socialista, quien dejó ayer muy claro que a partir de ahora será el PSOE quien marque los tiempos y las prioridades en una negociación a cuatro bandas (PSOE, C's, Vamos Granada e IU).

Con esta determinación, Francisco Cuenca anunció ayer por la mañana que si en un plazo inmediato de 24 horas el alcalde de Granada no ha dimitido de su cargo, iniciarán contactos con todos los grupos políticos "para ver cómo abordamos la situación" y diseñar un gobierno alternativo. Eso de manera inmediata, aunque afirmó que deben seguir las dimisiones del número dos del PP en el Ayuntamiento, Sebastián Pérez y de la concejal de Urbanismo, Isabel Nieto, quien también fue detenida el miércoles aunque quedó en libertad con cargos.

Como Luis Salvador está estos días en los pensamientos del PSOE, Cuenca quiso mandarle ayer un mensaje pidiéndole calma y recordándole que sus decisiones anteriores "le han costado muy caras a la ciudad". Remiso a hablar de moción de censura, Cuenca cree que es prioritario saber exactamente el alcance de la supuesta trama de corrupción urbanística que saltó el pasado miércoles a las portadas de todos los medios de alcance nacional. "Nuestra prioridad es que se sepa qué está pasando, pero que no quepa duda de que hay concejales sensatos en este grupo que estamos dispuestos a trabajar para sacar de esta nefasta gestión a la ciudad", relató.

Quien también está estos días muy presente entre los distintos grupos políticos es el presidente del PP de Granada y número dos en el Ayuntamiento, Sebastián Pérez. El líder socialista en el Ayuntamiento le pidió a Salvador que no permita que haya un "cambio de cromos" en la Alcaldía, es decir, que no pida que se vaya Torres Hurtado para que se ponga Sebastián Pérez. "El PP está instalado en la corrupción, no hay que olvidar que todos los concejales del partido han tomado decisiones a través de las juntas de gobierno local. Pérez forma parte del Ayuntamiento desde 2003 y es parte de las decisiones, así que no tiene legitimidad".

El portavoz de C's se dio por aludido y declaró que "nosotros no tenemos ningún interés en que Sebastián Pérez sea alcalde de esta ciudad". Además reiteró que su grupo no tiene nada que ver en "negociaciones subversivas, que es una pelea interna del PP en la que no está C's". Para decidir el futuro de Ayuntamiento, Salvador pidió que sea la dirección nacional de C's en contacto con el resto de direcciones nacionales de los otros partidos quienes decidan qué va a pasar en el Consistorio. En una declaración que dejaba abierta a la interpretación, Salvador reconoció inicialmente que "si el alcalde no se va tendrá que haber una nueva realidad, y sólo la habrá si hay una moción de censura". Acto seguido afirmó que abrirán un cauce de conversación con todos los partidos "sin descartar al PP porque hay que sanear el Ayuntamiento y poner luz y taquígrafos". Lo que sí tiene claro la formación naranja es que Torres Hurtado e Isabel Nieto deben marcharse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios