El PSOE busca recuperar votos entre los desilusionados con Pablo Iglesias

  • "La unión de Izquierda Unida y Podemos es la vuelta a casa del hijo pródigo", sostiene Susana Díaz Los socialistas andaluces no temen a un adelantamiento por la izquierda

Comentarios 2

Pablo Iglesias, propuesto por él mismo para vicepresidente; Pablo Iglesias, defensor del derecho de la autodeterminación y elogiador de Arnaldo Otegi; y Pablo Iglesias, azote de los periodistas de a pie. El PSOE andaluz se dirigió ayer por primera vez a los votantes que tuvo Podemos el pasado 20 de diciembre: "Quiero que estas personas, que tienen nuestra comprensión cuando votaron a Podemos, vean y analicen qué ha hecho este partido con ese capital de apoyo, y les digo que siempre tendrán al PSOE abierto". El secretario de Organización, Juan Cornejo, sostuvo ayer que hay "desencantados" que confiaron en Podemos como fuerza del cambio y que han dejado de confiar en este partido tras comprobar cuál ha sido la trayectoria de Pablo Iglesias durante estos cuatro meses. Es más, tanto él como la presidenta Susana Díaz opinan que la alianza con IU es esclarecedora, porque supone la vuelta de Pablo Iglesias a su antigua casa, de la que se salió para renovar. "La unión de IU y de Podemos es la vuelta de Iglesias como el hijo pródigo", indicó Susana Díaz desde Jerez. "Son gentes que estaban en Izquierda Unida, se salieron y ahora traen a Izquierda Unida. Por eso tienen a Julio Anguita como el ideólogo de la operación, es lo mismo que él ya intentó hace muchos años", sostuvo Cornejo.

Al PSOE, al menos al andaluz, le viene bien la identificación de Podemos con IU y con Julio Anguita, porque sostiene que es una repetición de varios experimentos que no funcionaron en el pasado. "Cuando partidos de izquierda se unen para intentar echar al PSOE, malo, porque quien gana es la derecha y, además, nunca lo han conseguido", sostuvo Cornejo.

La dirección andaluza cree que Podemos va a sufrir un deterioro respecto a las elecciones del 20 de diciembre, aunque ese desgaste, provocado básicamente por las actuaciones de Pablo Iglesias y la vinculación de un acuerdo a la obtención de cuotas en el Gobierno, se verá recompensado por la unión con IU. Sostiene el PSOE andaluz que no habrá un adelantamiento, pero sí unas cifras un poco mejores en número de escaños. "No es verdad -siguió Cornejo- que sumasen los escaños para un Gobierno de izquierdas, Pablo Iglesias miente, no suman, PSOE, Podemos e IU no suma,, de no ser que cuente con los independentistas o con los nacionalistas de derechas".

Podemos y el PP se han convertido en el objetivo de las críticas de los socialistas andaluces: "Son muy parecidos", según Juan Cornejo. Y siguió: "Lo que nos separa de Podemos es la concepción de la democracia, la democracia sirve para limitar el poder, pero Iglesias quiere el voto de la gente para ejercer ese poder, se olvida de los ciudadanos y quiere poder".

El PSOE andaluz no teme que la alianza electoral entre Podemos e Izquierda Unida le adelante en las elecciones del 26 de junio, si tal como parece se celebran ante la incapacidad para llegar a un acuerdo. En Andalucía, los socialistas podrían perder alguno de los escaños que se obtuvieron en los restos, como el último de Jaén, pero tal como apuntó ayer el secretario de Organización, Juan Cornejo, la baja participación prevista, de por debajo del 70%, puede dar al traste con todas las previsiones, ya que una abstención muy alta daría una prima a los primeros partidos.

El cálculo del PSOE andaluz es que el PP tiene el techo de los resultados del 20 de diciembre, se encuentra en esa posición, con pocas diferencias; Ciudadanos puede ir al alza, y el PSOE se mantiene estable. Para los andaluces, un resultado de 90 escaños, los que sigue teniendo ahora, sería igual de malo, porque Pedro Sánchez habría tenido dos oportunidades para salir del pozo histórico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios