El PSOE reprocha a Mato que no llame violencia de género al caso de Roquetas

  • Considera "inaceptable" que rebaje una "lacra social a lo privado" · Para la ministra, la terminología "es lo de menos"

Comentarios 3

La forma de llamar la muerte a manos de su pareja de la mujer de 33 años que fue asesinada el pasado lunes en Roquetas por un hombre de 61 que después se suicidó fue el desencadenante para uno de los primeros escarceos entre el recién estrenado Gobierno central de Mariano Rajoy y la Junta de Andalucía. ¿El motivo? La terminología empleada por la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, que se refirió al crimen como un caso de "violencia en el entorno familiar". Su homóloga en el Ejecutivo andaluz, Micaela Navarro, exigió a la ministra que "utilice la denominación que se acuñó en Pekín en 1995, violencia de género". En la capital china se celebró ese año la IV Conferencia Mundial sobre mujeres de la ONU.

La ministra se defendió diciendo que la denominación que se dé a estos casos "da igual, al final es un asesinato y queremos tolerancia cero en este ministerio frente a todo tipo de actuación contra cualquier mujer". Navarro insistió, vía Twitter: "Si la denominación da igual, que utilice violencia de género".

Con todo, la consejera andaluza fue de las más benevolentes con la ministra. Hubo críticas mucho más virulentas para Mato. Así, la secretaria de Igualdad del PSOE-A, Trinidad Muñoz, acusó a la titular de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de "querer escabullirse en la condena de este crimen machista rebajándolo a un caso de violencia en el entorno familiar". Para Muñoz, se trata de un argumento "inaceptable", ya que con ese "eufemismo" Mato pretende reducir la "lacra social" de la violencia de género "al ámbito privado y doméstico". La dirigente socialista acusó a la ministra de intentar "dinamitar" el trabajo en materia de igualdad desarrollado en la última década.

A juicio de Muñoz, declaraciones como las de Mato "significan devolver al ámbito estrictamente privado un problema que tiene dimensión pública", al tiempo que recordó que en su solución "debe implicarse toda la sociedad". En esta misma línea se expresó ayer el propio presidente de la Junta, José Antonio Griñán, quien condenó el "crimen machista". El jefe del Ejecutivo andaluz pidió multiplicar la movilización social contra esta lacra, "una forma de terrorismo" que ya lleva 14 víctimas en Andalucía.

También desde el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) arreciaron las críticas contra Mato. Para su directora, Soledad Pérez, la expresión usada por la ministra supone "un retroceso" en la lucha contra la violencia machista. A la máxima responsable del IAM le preocupan "mucho las declaraciones de la ministra Mato", porque "es un paso atrás y un error, si es que no reconocemos que este asesinato es fruto de la violencia de género, de la violencia machista y lo dejamos en el eufemismo de la violencia familiar".

Pérez recordó que "nuestra Ley de Violencia de Género estatal y la Ley de Violencia andaluza, por cierto votada unánimemente por todo el Parlamento andaluz, habla de violencia de género, y no por casualidad, sino porque es una violencia machista, contra las mujeres, que se ejerce en el ámbito familiar o en el ámbito de las relaciones afectivas, eso sí es cierto, pero que se ejerce por el hecho de dominio del hombre sobre la mujer, de modo que renunciar al término de violencia de género o machista, supone en sí mismo ya un retroceso en las políticas [contra estos delitos] que espero que no se mantenga por parte del Gobierno de España".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios