Pedraz responde a la juez Bolaños que no se ha adoptado ninguna medida cautelar contra Manos Limpias

  • El juez de refuerzo de los ERE impuso al sindicato 42.000 euros de fianza para seguir en la "pieza política" de los ex presidentes

Comentarios 1

 El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha respondido a la titular del juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, María Núñez Bolaños, que no se ha adoptado ninguna medida cautelar contra Manos Limpias en el marco de la investigación abierta por la presunta trama de extorsión relacionada con el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, para chantajear a entidades bancarias.

El juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional señala expresamente que no se ha abierto “ninguna causa” ni se han adoptado medidas cautelares contra el sindicato Manos Limpias, sino que la actuación se dirige contra el secretario general de esta organización, Miguel Bernard.

La juez María Núñez Bolaños consultó en mayo pasado al magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, al que también pidió que le enviara testimonio de las "resoluciones o particulares" de esa investigación que estén relacionadas con la "posible comisión de ilícito penal del sindicato Manos Limpias" en el ejercicio de la acusación popular en la causa de los ERE. 

Algunas fuentes consultadas destacaron la relevancia de la petición de información a la Audiencia Nacional, por cuanto apuntaba a que la juez Bolaños podría suspender o incluso expulsar a Manos Limpias del procedimiento de los ERE, dado que en la Audiencia Nacional se investiga si esta entidad forma parte de la "organización criminal" que lideraba supuestamente el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, para extorsionar a los bancos. La investigación afectaría de lleno al caso de los ERE, por cuanto una de las personas chantajeadas sería el presidente de Unicaja, Braulio Medel, quien habría abonado presuntamente un millón de euros a cambio de que Manos Limpias pidiera el archivo de la causa contra él, como así ocurrió.

Manos Limpias está personada en el caso de los ERE casi desde el principio de la instrucción, en concreto desde que la juez Mercedes Alaya dictó un auto el 21 de marzo de 2011, en el que admitió la querella que presentó el sindicato, al que no le impuso la prestación de ninguna fianza en atención a la “calidad del querellante” y por el hecho de que las diligencias ya estaban iniciadas con anterioridad, desde enero de ese año. 

Tras la renuncia del abogado y el procurador de Manos Limpias a raíz del escándalo de la detención del secretario general, Miguel Bernad, el sindicato nombró al abogado Rafael Prieto para ejercer la acusación popular y buscó desesperadamente un procurador en Sevilla.

Fianza en la pieza política

La semana pasada, el juez de refuerzo del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla Álvaro Martín impuso una fianza de 42.000 euros al sindicato Manos Limpias en un auto en el que el instructor consideró que la conclusión de la fase de instrucción del denominado procedimiento específico –en la que están imputados 26 ex altos cargos, entre ellos los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán-, "con la fijación de encausados y la resolución de sobreseimiento para varios imputados, genera un nuevo marco, en el que la pretensión de mantener la acusación apartándose del criterio que sostiene el Ministerio Fiscal debe valorarse como un riesgo para aquellas personas que la parte trata de mantener en la causa más allá de la investigación judicial ya realizada". 

Siguiendo la doctrina del Supremo esta nueva situación "genera un riesgo potencial de acusación infundada y de posible responsabilidad por ello, el cual ha de ser cubierto, en su aspecto económico, a través de la oportuna fianza".

Para fijar la cuantía de la fianza, en el auto se anota que se considera prudente atender al número de imputados para los que se acuerda el sobreseimiento y se pide por Manos Limpias el mantenimiento en la causa. El instructor indica que "en caso de no verificar la fianza se le tendrá por desistido del recurso de apelación contra el auto de 31 de mayo de 2016".

La imposición de la fianza fue solicitada por el abogado Juan Carlos Alférez, que representa a dos ex altos cargos de la agencia Idea imputados en la pieza separada del "procedimiento específico". El letrado solicitó que se impusiera una fianza "bastante y suficiente" al sindicato Manos Limpias para mantener a esta organización en el caso y responder en su caso de los "perjuicios" que pudiera causarle a estos investigados.

La trama de extorsión

De otro lado, Santiago Pedraz concluyó recientemente en un auto que de la investigación realizada hasta el momento en la Audiencia Nacional se deduce un "dominio total y completo de la trama" por parte del presidente de Ausbanc, Luis Pineda, que "desde hace tiempo ha ido conformando una organización criminal, utilizando a diversas personas como testaferros y en concreto a los citados investigados". 

En la resolución, el titular del juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional desgranó nuevos pinchazos telefónicos en los que se pone de manifiesto cómo se gestó la extorsión al presidente de Unicaja, Braulio Medel, que habría abonado supuestamente un millón de euros a Ausbanc a cambio de que Manos Limpias retirara la acusación contra él en el caso de los ERE. 

En uno de los pinchazos telefónicos se recoge una conversación del 4 de diciembre de 2015 entre Luis Pineda y Rosa Aparicio -jefa de gabinete de Presidencia de Ausbanc-, quien sería "consciente" de que Pineda tiene "pendiente preparar las preguntas que va a hacer al presidente" de Unicaja en su comparecencia ante la juez María Núñez Bolaños, de las cuales "también conoce que serán facilitadas al presidente". 

Tras la declaración de Braulio Medel en el juzgado, el sindicato Manos Limpias presentó un escrito solicitando el archivo de la causa, escrito del que también se daría traslado al presidente de Unicaja por parte de Ausbanc. 

Pedraz sostiene que en conversaciones posteriores de Pineda con Rosa Aparicio se observa cómo ésta, siguiendo las indicaciones del primero, colabora en la remisión del escrito pidiendo el archivo al propio presidente de la entidad bancaria. En una conversación interceptada el 1 de marzo de este año, se aprecia "el cuidado con el que se aborda el referido asunto, ya que Luis le comenta a Rosa que llame a la secretaria de la delegación Ausbanc en Málaga" y que le diga lo siguiente:"Tienes un email en pantalla, imprime el documento adjunto, borra el email, coge un sobre, pon a la atención de Don Braulio Medel; debajo, remite Luis Pineda. Debajo, mayúscula, misión cumplida". 

De toda esta parafernalia, el juez Santiago Pedraz deduce que Luis Pineda "negoció y preparó una intervención de Manos Limpias para que se ajustara a los intereses del presidente de Unicaja, hecho que se corrobora con el envío del mencionado escrito con la acreditación de su presentación con la significativa frase de Misión Cumplida". 

De otro lado, el auto recoge como Pineda también mandó a un empleado de la asociación preparar una noticia "breve pero con una hostia" al presidente del BBVA, Francisco González, tras haber perdido Ausbanc una demanda contra este banco. De los pinchazos se deducen igualmente posibles coacciones a empresas como Telefónica, La Caixa y Volkswagen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios