La Policía identifica a un preso como coautor de 10 violaciones imputadas a otro hombre

El cotejo y la coincidencia de las muestras genéticas de un preso de Puerto 2 con las recogidas hace trece años a algunas de las víctimas de una ola de violaciones que estremeció a la Bahía de Cádiz durante diez años a finales de los noventa, ha permitido la identificación del presunto coautor de aquella decena de agresiones sexuales.

El sujeto ya se encontraba en la prisión de El Puerto de Santa María, Puerto 2, por otro delito de la misma índole y a punto de ser excarcelado.

Sin embargo, su imputación refuerza la teoría policial de que otro hombre, un politoxicómano que ya ha cumplido diez años de cárcel de los 18 a los que fue condenado por esos delitos, es inocente.

Los principales responsables policiales de la provincia de Cádiz explicaron ayer los pormenores de la investigación, que ha concluido que el cómplice de las violaciones es un hombre de unos 53 años identificado como J.B.G. Su compañero, F.P.G., también de 53 años, fue detenido el pasado miércoles.

José María Deira, máximo responsable de la Comisaría Provincial del Cuerpo Nacional de Policía, explicó ayer que la detención de los autores de la decena de violaciones cometidas en 1995 ha sido posible gracias a un protocolo policial que se ha mostrado eficaz.

En 1998 los agentes creyeron haber encontrado al autor de los delitos en Rafael Ricardi, condenado y en carcelado primero en Puerto 2 y después en Topas (Salamanca). Las violaciones continuaron hasta 2000 y la investigación permaneció abierta. Dio sus frutos en junio cuando se detuvo a un individuo por un delito contra la libertad sexual y se comprobó su ADN, que coincidió con el perfil de cuatro de las muestras genéticas de las diez violaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios