La Policía dice tener nuevos datos sobre el recorrido que hizo Mari Luz hace ya 8 días

  • Las pesquisas se centran en el trayecto desde la casa hasta el kiosco y podrían aportar información sobre su paradero

Un día más sin rastro de la pequeña Mari Luz que desapareció del barrio de El Torrejón, en la capital onubense, el pasado domingo 13 de enero. El caso ha concitado el interés a nivel nacional e internacional, mientras las Fuerzas de Seguridad del Estado se afanan por dar con el paradero de la hija de Juan José Cortés e Inés Suárez y los rastreos se suceden sin resultado alguno.

No obstante, fuentes de la Policía aseguran que tienen nuevos datos sobre el recorrido que realizó la pequeña cuando fue vista por última vez, que podrían aportar nuevos datos al caso. Por motivos de la investigación, las autoridades policiales eluden facilitar más detalles a la espera de poder contrastarlos en el trancurso de la operación, que se centran en el itinerario que supuestamente hizo la niña después de comprar chucherías en un kiosco cercano al domicilio familiar. Hasta tener novedades, las autoridades y los vecinos buscan a la pequeña.

Ayer nuevamente grupos de ciudadanos voluntarios realizaron batidas en distintos puntos del municipio en busca de indicios y los cuerpos de la Policía y Bomberos procedían a explorar nuevas zonas. Más de 200 personas se dirigieron hasta la zona de marismas situada detrás del Polo Químico para analizar el terreno. Los bomberos buscaron en el perímetro de la línea férrea entre Huelva capital y Gibraleón, sin éxito.

Tras suspenderse las tareas de búsqueda, la avenida de Andalucía fue el escenario de una concentración solidaria por Mari Luz en la que participaron unas dos mil personas. En el acto intervino el padre de Mari Luz, Juan José Cortés, acompañado de su esposa, quien se mostró esperanzado en recuperar en breve a su hija. Con fuerza y entereza proclamó a los asistentes: "Mi casa sigue en pie, nosotros seguimos en pie, mi hija sigue en pie y pronto va a estar con nosotros". Añadió que "ella es nuestra vida y voy a seguir buscándola aunque sea al otro lado del mundo. Nadie la va a arrancar de nuestros brazos".

A pesar de la escasez de novedades, la familia mantiene viva la esperanza de recuperar a la pequeña, al tiempo que ha vuelto a reclamar que cese la proliferación de rumores falsos y que antes de crear expectativas, se lo piensen bien, ya que hacen mucho más daño del que creen.

La madre ha solicitado a las personas que puedan tener retenida a su hija que la liberen "por misericordia". Suárez realizó este llamamiento, en declaraciones a los periodistas, durante una celebración religiosa por el rito de la Iglesia Evangélica de Filadelfia, confesión a la que pertenece la familia. "Voy perdiendo la fuerza, porque ya son muchos días sin ella", explicó Irene Suárez, visiblemente nerviosa y emocionada.

El padre de Mari Luz, Juan José Cortés, llegó a la celebración directamente desde Sevilla, donde ha estado también buscando pistas sobre el paradero de la niña. Desde el escenario de la celebración evangélica, Cortés agradeció el apoyo de todas las personas que les están ayudando, tras la desaparición de la menor.

Para hoy está previsto otro acto de apoyo a la familia de la pequeña y proseguirán las labores de búsqueda de la niña desaparecida el pasado domingo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios