La Policía conocía por testigos el camino que hizo Mari Luz antes de desaparecer

  • El Juzgado de Huelva que instruye el caso levanta parte del secreto de sumario

Los investigadores de la Policía Nacional que trabajan en el esclarecimiento de la desaparición y muerte de la pequeña Mari Luz Cortés (cuyo cadáver fue hallado el pasado 7 de marzo flotando en las aguas de la ría a los 54 días de su desaparición) tenían perfectamente controlados todos los movimientos que se produjeron en la Avenida de las Flores y en la Plaza Rosa en la tarde del 13 de enero en los momentos en los que la niña desapareció.

Ayer, el Juzgado de Instrucción número 1 de Huelva, encargado del caso, levantó parcialmente el secreto de sumario. Así se conoce que las tres semanas posteriores al fatídico 13 de enero fueron de despiste y de auténtica locura para la Policía. Primero, pareció instalarse la ley del silencio en el barrio de la niña. En la misma medida, llovieron más adelante testigos reales de lo que ocurrió aquella tarde en El Torrejón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios