El Príncipe avala el proyecto mundial de coches eléctricos en Málaga

  • Don Felipe destacó que Zem2all es "pura innovación tecnológica puntera"

Comentarios 1

El Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, avaló ayer con su presencia en la inauguración oficial del proyecto Zem2all la dimensión mundial que posee esta iniciativa cuyo objetivo es convertir a Málaga en un laboratorio de pruebas para analizar el desarrollo del coche eléctrico. "Reúne inversión nacional e internacional, es pura innovación tecnológica puntera, y busca la mayor eficiencia energética y la mayor reducción de emisiones contaminantes", señaló su Alteza, quien destacó que Zem2All (Zero emissions Mobility to all) "probará y dará con muchas soluciones para aspectos clave de la vida y la convivencia futura de las personas, sobre todo en las ciudades".

Este proyecto está sustentado por multinacionales españolas y japonesas como Endesa, Telefónica, Ayesa, Mitsubishi e Hitachi, entre otros socios, tiene cuatro años de duración -se prevé finalizarlo en 2015- y un presupuesto de 60 millones de euros. La idea es que 200 ciudadanos malagueños -particulares, representantes de empresas o de organismos públicos- circulen con coches eléctricos Mitsubishi I-miev mediante un alquiler. Se instalarán 200 puntos de recarga normales en los hogares o en las empresas y 23 puntos de recarga rápida por distintos puntos de la ciudad. El reto es ver cómo funcionan, qué ventajas e inconvenientes se detectan, si es necesario aumentar los puntos de recarga, etcétera.  Todos esos datos se analizan en un centro de control de donde se sacarán las conclusiones oportunas para implantar el coche eléctrico a escala global. "Se extrapolarán los resultados a los países europeos y al resto del mundo para resolver los problemas energéticos", indicó Kazuo Furukawa, presidente de Nedo, la institución pública que promueve la innovación en Japón.

La dependencia energética del petróleo es un problema para numerosos países, entre los que se encuentra España, y a eso hay que añadirle los altos índices de contaminación que trae consigo. El principal foco se concentra en las ciudades. El ministro de Industria, José Manuel Soria, afirmó ayer que las urbes acaparan el 75% del consumo mundial de energía y el 80% de las emisiones de gases. Don Felipe fue en la misma dirección: "Se trata de establecer las claves para que la movilidad eléctrica sea efectivamente un modo alternativo en el ámbito urbano. Que las ciudades sean menos ruidosas, menos contaminadas, mejor organizadas, que disminuya la dependencia de fuentes de energía de origen fósil que en el caso de nuestros dos países [España y Japón] debe ser importada además en su práctica totalidad". El Príncipe de Asturias añadió que "el sector del transporte en España produce casi el 30% del total de las emisiones de CO2, razón por la que resulta asimismo fundamental explorar y aplicar nuevas tecnologías orientadas al logro de la sostenibilidad ambiental y la mayor seguridad energética".

Ya hay coches eléctricos en el mercado aunque el número de matriculaciones es aún muy bajo, precisamente, por la falta de puntos de recarga y por la escasa autonomía de los vehículos. El Gobierno quiere impulsarlo y el ministro Soria anunció ayer que este año habrá 10 millones de euros en subvenciones para comprar este tipo de vehículos, un montante que será aprobado en el consejo de ministros de hoy.

Las alabanzas al proyecto y a Málaga fueron continuas durante todo el acto. Borja Prado, presidente de Endesa, subrayó que "Málaga será una de las mayores plataformas de desarrollo de esta tecnología a nivel mundial" e hizo hincapié en el carácter "pionero" del proyecto. El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, el consejero de Economía, Antonio Ávila, o el vicepresidente de Mitsubishi Heavy Industries, Akira Hishikawa, también reiteraron la importancia y la repercusión de una iniciativa que permite a Málaga ser una pieza clave en el futuro del coche eléctrico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios