Rajoy recula y consultará con las autonomías antes de exigir recortes

  • Hacienda convoca para el viernes una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera para abordar cómo paliar el exceso de déficit de 2015, tal y como pedía el PSOE andaluz.

La reacción de las comunidades autónomas -entre ellas Andalucía- ante las exigencias de Cristóbal Montoro para contener el déficit parecen haber surtido efecto. El Ministerio de Hacienda y Administraciones Publicas convocó ayer una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para abordar con las comunidades autónomas la manera de paliar el exceso de gasto público, tal y como habían solicitado varios gobiernos regionales de distinto signo político. La decisión se toma un día después de que se hiciera público que el Gobierno pedirá un año más a Bruselas para cumplir los objetivos de déficit, con lo que las exigencias a los territorios podrían relajarse

Andalucía había sido una de las comunidades más beligerantes con la decisión de Montoro y tanto el Ejecutivo de Susana Díaz como el propio PSOE andaluz instaron a Madrid a convocar el organismo que reúne a los presidentes autonómicos y sus responsables en materia financiera con el ministro del ramo. Fue lo que le pidió la propia Díaz a Rajoy en la conversación que mantuvieron el jueves, que fue respondida por otra del presidente del Gobierno en funciones al día siguiente con una negativa rotunda escudada en las exigencias de la Unión Europea. Sin embargo, el contacto entre Moncloa y San Telmo se reanudó ayer, cuando Rajoy reveló a su homóloga andaluza que habrá finalmente reunión del Gobierno con las autonomías.

A pesar del rechazo con el que se encontró Díaz en su primera conversación con el jefe del Ejecutivo, el ministro Montoro avanzó el jueves pasado en el Congreso de los Diputados que pretendía convocar el Consejo de Política Fiscal y Financiera una vez que los gobiernos regionales hubieran presentado su plan de contención de gasto. En la misiva que envió el departamento que rige Montoro, no había una mención concreta a los recortes, pero las autonomías tienen los presupuestos de 2016 aprobados y consignar gastos a reducir el déficit implica quitarlos de otros capítulos.

Antes de que se conociera la convocatoria de la reunión del próximo viernes, Díaz y su partido mantenían el discurso de fuerte oposición a la postura de Montoro, a quien la presidenta de la Junta acusó directamente de los incumplimientos del déficit el pasado año. "No pienso hacer recortes para pagar los regalitos fiscales de Montoro", espetó Díaz durante un acto en Córdoba. Según la líder socialista, parte del desvío financiero de 2015 se debe a la bajada de impuestos que, a su juicio, impulsó el Gobierno del PP durante la campaña electoral de diciembre.

En el PSOE andaluz también rechazaron cualquier tipo de recorte impuesto desde Madrid y calificaron la petición del Ejecutivo de "indecencia política y juego sucio". El secretario de organización de los socialistas, Juan Cornejo, cargó contra los populares y tachó al Gobierno de Rajoy de "fracaso en política económica". "¿Dónde está la recuperación económica anunciada a bombo y platillo", se preguntó el número dos de Susana Díaz a nivel orgánico, que mencionó la posibilidad de llevar a acabo cualquier tipo de acción para no acatar las peticiones de Hacienda, sin descartar la insumisión.

Según las tesis de Cornejo, Montoro no tiene legitimidad para exigir recortes a la Junta porque Andalucía "siempre ha cumplido con los objetivos de déficit a pesar de un modelo de financiación injusto". Sin embargo, en 2015 las cuentas de la administración autonómica registraron un desvío del 1,13% cuando debía ser del 0,7% del PIB. Ese casi medio punto porcentual se traduce en la necesidad de recortar unos 600 millones en las cuentas de la Junta para 2016.

Cornejo se valió también otra de las críticas recurrentes del PSOE andaluz respecto al déficit y es que los socialistas afirman que los recortes que se solicitan a las comunidades autónomas repercuten de forma directa en la prestación de los servicios del estado del bienestar. Pero fue más allá, pues el dirigente socialista acusó al PP de tener un objetivo oculto detrás de estas peticiones a las regiones. "Lo que subyace en el fondo es una intención por potenciar las privatizaciones de servicios públicos", señaló Cornejo, que puso como ejemplo la gestión de la sanidad y la educación que hacen las comunidades gobernadas por los populares, como Madrid o, hasta hace poco, la Comunidad Valenciana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios