Reducen las medidas de control impuestas al padre Román

La Audiencia de Granada aceptó la reclamación del padre Román, el único procesado por el conocido como caso Romanones por supuestos abusos sexuales a un menor, que deberá comparecer en sede judicial una vez al mes en lugar de dos como hasta ahora. El auto sobre la situación personal del procesado dictado por la Sección Segunda de la Audiencia de Granada, acuerda modificar la situación del padre Román, que desde noviembre de 2014 se encuentra en libertad bajo fianza y con la obligación de personarse dos veces al mes hasta el juicio.

La Audiencia responde así a la petición de su letrado, Javier Muriel, que solicitó reducir el control del procesado, en libertad desde que abonó los 10.000 euros de finanza impuestos por el Juzgado de Instrucción 4 de Granada.

El auto de la Audiencia apunta que comunicó la petición del acusado a las partes representadas en la causa, que el Ministerio Fiscal no mostró su oposición a reducir el número de comparecencias del padre Román y que la acusación particular no presentó escrito alguno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios