Retiran 150 toneladas de arena y crudo del vertido

  • Unos 250 operarios peinan la costa para recoger residuos de chapapote tras la fuga del jueves. Restos de hidrocarburos llegan a los municipios gaditanos de Sanlúcar y Chipiona.

Un total de 150.100 kilos de arena con hidrocarburo se han recogido en las playas onubenses desde que el pasado jueves se produjera un vertido accidental de unas 30 toneladas de crudo maya en la línea submarina de la Refinería La Rábida de Cepsa cuando descargaba un petrolero.

Este lunes se han llenado unos 450 bidones de tierra con hidrocarburo -unas 90 toneladas-, que han sido retirados durante el día por unos 250 operarios en unos 14 kilómetros de la playa del Espacio Natural de Doñana, según ha informado la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Huelva. Del total recogido se calcula que entre un cinco y un siete por ciento es hidrocarburo y el resto arena.

Esta cantidad se suma a los 60.000 kilos recogidos el domingo y a los cien del viernes, que han permitido que la playa de Matalascañas esté totalmente limpia, así como los primeros seis kilómetros de playa de Doñana a partir de la empalizada que separa el núcleo urbano de Matalascañas del Espacio Natural.

El incidente fue detectado por la empresa Cepsa el jueves en torno a las 12:45, suspendiéndose la operación de descarga y activándose el Plan de Emergencia de Terminales Marítimos (Petma). Al lugar se trasladaron equipos técnicos y de seguridad y se activó el Plan de Emergencias del Puerto de Huelva y el Plan Nacional de Contingencias y el Ministerio de Fomento movilizó de inmediato todos sus efectivos, tanto de Salvamento Marítimo como de la Dirección General de la Marina Mercante.

En un principio se detectaron dos manchas diferenciadas, una de 4,5 millas de longitud por 50 metros de anchura y otra circular de 0,7 millas, aunque ya el viernes por la mañana se divisaba sólo una a unas 3 millas de la costa de Mazagón y Matalascañas y, según se indicó desde la Subdelegación, estaba compuesta por irisaciones fáciles de volatilizar.

La llegada de pequeños restos de crudo a las playas onubenses comenzó de forma continuada la tarde del viernes y desde entonces el retén de operarios de Cepsa activados desde el primer día está trabajando en la retirada de los mismos -que no suponen peligro ni medioambiental ni para los bañistas- para mantener las playas limpias.

La consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, ha precisado que los operarios trabajarán hasta que las playas queden totalmente limpias y hasta que se compruebe que no llegue ni un solo resto de crudo a las playas. Por lo tanto se vigilará si continúan llegando restos de hidrocarburo a las playas tanto onubenses como gaditanas, ya que el viento podría hacer que éstos se desplacen hacia Cádiz. Por el momento se desconocen las causas del incidente, si bien tanto la Junta de Andalucía como la propia empresa han abierto una investigación para determinarlas.

La situación ha hecho saltar las voces de los grupos ecologistas que aunque precisan que se trata de un vertido que no entraña demasiado riesgo medioambiental, alertan del incremento del riesgo de vertido que tendría la costa de Huelva si se aprobaran proyectos como el del oleoducto Balboa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios