Sáenz de Santamaría reconoce que la comunidad merece otra financiación

  • La vicepresidenta emplaza a Susana Díaz a influir en Pedro Sánchez para que el PSOE negocie y coopere para conseguir un nuevo modelo, "porque el Gobierno está abierto"

Comentarios 1

El debate sobre el modelo de financiación de las autonomías volvió a tener ayer su epicentro en Andalucía. Si en las últimas semanas, ha sido la presidenta de la Junta, Susana Díaz, quien ha instado en varias ocasiones al Gobierno de Mariano Rajoy a equilibrar el sistema de transferencias presupuestarias a las comunidades, en esta ocasión ha sido la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, la encargada de devolver la pelota al terreno de los socialistas.

"Susana Díaz quiere cambiar el modelo de financiación autonómico. Pues lo único que tiene que hacer es levantar el teléfono y pedirle a Pedro Sánchez que empiece a negociar porque el Gobierno está abierto a ello", dijo en Málaga la número dos del Gobierno.

La vicepresidenta, que quiso así cerrar el debate sobre el escepticismo que algunos achacan al Gobierno a la hora de afrontar una reforma del modelo de financiación autonómica, insistió en este extremo, emplazando así a los líderes socialistas a mover ficha. "Si hay voluntad, si hay capacidad de cooperación" habrá un nuevo modelo de financiación porque "si el PSOE dice claramente que lo quiere, podremos tenerlo porque tenemos ganas de entendernos".

Sáenz de Santamaría, además, hizo un reconocimiento explícito, de gran importancia si se tiene en cuenta que proviene de la número dos del Ejecutivo de Rajoy, de su brazo derecho: "Andalucía merece una nueva financiación autonómica". Eso sí, no se olvidó de subrayar que el modelo que tiene en la actualidad "no es el del PP". Y remachó: "No lo apoyamos en su día, pero queremos cambiarlo con consenso".

En este consenso, la posición de Andalucía es crucial. La propia vicepresidente se encargó de subrayarlo, al tiempo que pidió otra actitud en el Palacio de San Telmo. "Susana Díaz debe dejar de dar discursos y ponerse manos a la obra". Sáenz de Santamaría aseguró que Moncloa está abierta a todas las propuestas "que nos lleguen" con tan sólo una condición: que todas ellas garanticen la igualdad entre los territorios a la hora de recibir los servicios públicos", y recordó que "eso es lo que pretendimos" en la Conferencia de Presidentes que se celebró en Madrid, en alusión a "fijar unas prioridades y consensos, y esas prioridades están claras: un pacto educativo, un pacto por nuestras pensiones y por la financiación autonómica y local".

En este sentido, la vicepresidenta coincidió con la premisa que la jefa del Ejecutivo andaluz también defendió en Málaga a principios de este mes, al proclamar que Andalucía debe ser garantía de igualdad en el nuevo modelo territorial" y que la financiación no podía ser consensuada en beneficio de una comunidad, "sino pensando en toda España".

Fue la única coincidencia. Tratándose de dos actos políticos en la capital de la Costa del Sol -un Fórum Europa, en el que presentó al delegado del Gobierno, Antonio Sanz, y un encuentro con afiliados y simpatizantes del PP bajo el lema Lo que nos une, España-, Saénz de Santamaría no podía dejar pasar la ocasión para reivindicar un cambio en el Gobierno de la comunidad. "Por salud democrática, pero sobre todo por salud económica, social y de bienestar" en las próximas elecciones autonómicas tiene que producirse el "cambio completo" que, a juicio de la vicepresidenta, Andalucía necesita.

A su juicio, en la comunidad "se necesita otra manera de hacer las cosas" y de aprobar unos presupuestos "porque sean buenos y hacen falta y no porque hay unas elecciones; o cuidar la sanidad porque de ella depende la salud de todos los andaluces, no porque estemos pensando en unas elecciones". "Se necesita un presidente de Andalucía que piense en Andalucía todos los días y no cuando toquen unas elecciones, como Susana Díaz", defendió la vicepresidenta.

Acompañada por el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno; el del PP de Málaga, Elías Bendodo, y el alcalde de la capital, Francisco de la Torre, entre otros, la vicepresidenta impulsó al primero como un "líder consolidado, serio, que se ha baqueteado en España, en el Gobierno y en Andalucía", el único, dijo, "capaz de traer a esta tierra ese aire nuevo, esa política nueva, esa modernidad que buena falta hace" en esta comunidad autónoma.

Díaz replicó en Twitter. La presidenta andaluza difundió en su cuenta de la red social que la salud democrática de Andalucía "es igual que la de Galicia, Madrid o Murcia, la que deciden los ciudadanos en las urnas, aunque no le guste ni a la vicepresidenta ni al PP".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios