desaparición de ruth y josé La familia materna mantiene la esperanza de hallarlos con vida porque "alguien los retiene"

Sesenta y dos días de incertidumbre

  • Unos 200 onubenses arropan a la familia de los hermanos desaparecidos en Córdoba hace dos meses · Chaves asegura que "crece la indignación" y que los mayores no deben utilizar a los niños "como moneda de cambio"

Comentarios 2

Dos meses se cumplieron ayer de la desaparición de los pequeños onubenses Ruth y José Bretón, de seis y dos años, en la capital cordobesa. Una triste onomástica que reunió en el corazón de Huelva, en la Plaza de Las Monjas, a dos centenares de onubenses dispuestos a mostrar su apoyo a la familia materna de los menores.

La portavoz de los Ortiz, Esther Chaves, indicó que jornada tras jornada "crece más la indignación porque los mayores los están torturando al no dejarlos estar con su familia en fechas tan señaladas como las que se avecinan". La mujer, que portaba una fotografía de la pequeña Ruth y un lazo verde al cuello, aseguró que la madre de los pequeños está "destrozada" y que no concibe cómo le han arrebatado a sus hijos "cuando tanto daño no ha hecho ella a ningún adulto".

La familia confiaba en que el día 9 de noviembre "estaría todo resuelto, porque no pensábamos en esa capacidad de los mayores para no pensar en los pequeños". Chaves se mostró convencida de que "alguien los tiene", una idea que le reporta esperanza y que se apoya sobre la base de que "no se han encontrado pruebas negativas, aunque cada día nuestra indignación crece más".

Pese a que los investigadores todavía no ha logrado dar con el paradero de los dos hermanos onubenses, la portavoz de los familiares maternos declaró que "seguimos confiando en la labor de la Policía, en la del juez y en la del fiscal".

En relación a las palabras del padre de los críos, José Bretón, que apuntaban a que el paradero de los menores es "su secreto", Chaves señaló que "los secretos, más tarde o más temprano, se descubren". Asimismo, reiteró la disposición de la madre de los niños, Ruth Ortiz, a acudir a un careo con su ex marido, "pero lo hará cuando la investigación lo requiera, no lo va a decidir él ni nadie".

En cuanto a la sugerencia de Bretón de que es más útil en la calle que en la cárcel, Esther Chaves se preguntó "por qué no ayudó a encontrar a los niños durante los primeros diez días en que estuvo libre", a la vez que insistió en que, "si sabe dónde están y lo tiene callado, para nosotros el delito es mayor, sobre todo a nivel moral".

Una de las compañeras de trabajo de Ruth Ortiz, Marisa Fajardo, indicó que la mujer está "cada día más dolida y más cansada" y solicitó a la ciudadanía "una pista, por pequeña que sea", para localizar a los niños.

La Plaza de Las Monjas se sumió en el silencio durante cinco minutos. Luego, la portavoz de la familia leyó -entre lágrimas y con un nudo en la garganta- una emotiva carta escrita por la madre de los menores que sobrecogió el corazón a los presentes. Un aplauso y gritos de "libertad" pusieron fin a la concentración.

Por otra parte, en la tarde de ayer se celebró otra protesta silenciosa en el bulevar Gran Capitán de Córdoba, convocada por la plataforma Urgente: Niños Desaparecidos y que se prolongó durante una hora. Ésta concluyó con la lectura de un manifiesto que reclamaba también la reaparición de los pequeños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios