El Supremo reduce en un año la pena al profesor de kárate que abusó de un alumno

  • La sentencia señala que el fallo de la Audiencia Provincial recoge que el acusado proyectó a la víctima "alguna película pornográfica", pero establece que esto no proporciona suficientes datos para encuadrarlos en un delito de exhibicionismo y provocación sexual

El Tribunal Supremo ha reducido en un año la pena impuesta a un profesor de kárate condenado por abusar durante más de tres años de un alumno al absolver al acusado de un delito de exhibicionismo, aunque mantiene la condena de trece años y medio de prisión por un delito de agresión sexual continuado.

La sentencia señala que el fallo de la Audiencia Provincial de Málaga recoge que el acusado, un ciudadano británico de 49 años que responde a las iniciales J.C.M., proyectó a la víctima "alguna película pornográfica", pero establece que estos hechos no proporcionan suficientes datos para ser encuadrados en un delito de exhibicionismo y provocación sexual.

Los hechos se remontan a mayo de 2000, cuando el menor cumplió 12 años y partir de entonces sufrió continuas agresiones sexuales por parte de su profesor de kárate, que le obligaba a masturbarle y a hacerle felaciones.

El acusado amenazaba al niño con contárselo a sus padres y amigos y enseñarles las fotografías que le hacía desnudo, incluso en una ocasión le exhibió una pistola con la que le apuntó en el pecho para atemorizarlo.

Así, el chico sufrió agresiones sexuales en su casa hasta febrero de 2005, salvo un periodo de dos años en los que estuvo viviendo con su familia en Reino Unido.

El profesor, que impartía clases en el centro Aloha College de Marbella, acosaba continuamente al niño, le llamaba por teléfono para controlarlo e incluso perseguía a sus novias, según declaró la propia víctima.

Esta situación se mantuvo hasta que el chico decidió contárselo a un amigo y posteriormente a sus padres, que interpusieron la denuncia en 2005.

Durante el registro de la vivienda del británico, que ya cumplió condena en Reino Unido por abusos sexuales a menores, se encontraron una pistola detonadora y de gas y otros siete cartuchos.

Los peritos forenses declararon en el juicio que el testimonio del chico es "muy verosímil y convincente", mientras que los psicólogos que se entrevistaron con el británico manifestaron que sabe distinguir entre el bien y el mal, por lo que es responsable de sus actos.

La Audiencia malagueña condenó en abril de 2007 al acusado, que había ingresado en prisión preventiva en febrero de 2005 debido a la gravedad de los hechos y al riesgo de fuga, a trece años y medio de cárcel por un delito continuado de agresión sexual y un año por exhibicionismo, pero fue absuelto del de tenencia ilícita de armas del que le acusaba el Ministerio Fiscal.

El tribunal ordenó además al acusado que indemnizara a la víctima con 60.000 euros y le impuso además la prohibición de aproximarse al joven y a su familia por un periodo de 25 años.

El Tribunal Supremo ha estimado parcialmente el recurso de casación presentado por el acusado, así como deja sin efecto la responsabilidad civil subsidiaria del colegio Aloha College de Marbella, aunque mantiene el resto de pronunciamientos de la Audiencia Provincial malagueña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios