Susana Díaz inicia su carrera hacia Ferraz

  • La presidenta comienza la semana próxima su campaña oficiosa en España para presentarse a las primarias.

  • El Comité Federal aprueba casi sin contestación que el 39 Congreso sea del 16 al 18 de junio.

Susana Díaz, a su llegada a la sede de la calle Ferraz. Susana Díaz, a su llegada a la sede de la calle Ferraz.

Susana Díaz, a su llegada a la sede de la calle Ferraz. / EFE

Comentarios 9

El PSOE ya tiene fecha para su congreso, y a mediados del mes de mayo contará con un nuevo secretario general elegido en las urnas por los militantes. La presidenta andaluza, Susana Díaz, no formalizará su candidatura hasta que se abra el proceso de modo oficial, pero ya nadie duda de sus intenciones. El próximo fin de semana, Díaz visitará una de las comunidades autónomas donde cuenta con grandes apoyos aunque su dirección se sitúe en otro lado: Castilla y León. Desde hace meses, algunos secretarios provinciales de esta región venían dando el apoyo a Susana Díaz en los ámbitos internos del partido, y ahora será ella quien corresponda: estará el próximo fin de semana en Salamanca, León y Palencia. Es el inicio de su carrera. El entorno de la presidenta no niega ya que los planes de la presidenta pasan por buscar el mayor consenso dentro del partido para presentarse a las elecciones primarias, que desembocarán en un congreso que se celebrará del 16 al 18 de junio. Si fuese elegida secretaria general, los planes de Susana Díaz pasan por compatibilizar este puesto con el de la Presidencia de la Junta, aunque en septiembre el PSOE andaluz sí debería elegir un nuevo líder al frente del partido.

Susana Díaz fue elegida presidenta de la Junta en 2013 como consecuencia de la dimisión del hombre que la impulsó definitivamente al liderazgo, José Antonio Griñán. Sólo un año después, buena parte del PSOE le pidió que liderase la formación a nivel nacional, pero desistió de presentarse a las primarias de 2014 debido a los problemas que su sucesión planteaba en Andalucía. En 2015 ganó sus primeras elecciones como presidenta de la Junta, lo que le fortaleció de cara a esta carrera que ahora inicia. "¿Cómo no va a ser buena candidata una persona que sabe ganar elecciones? Lo que no puede ser es que sólo sean candidatos quienes pierden elecciones", comentó ayer con cierto sarcasmo el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, a la entrada de la sede de Ferraz.

Tres meses y medio después del tumultuoso Comité Federal donde Pedro Sánchez dimitió como secretario general, la calma ha vuelto a Ferraz. No ha desaparecido el ruido interno, y seguirá durante este proceso de elección, pero la tormenta ha amainado. Ni hay gritos ni manifestaciones en la calle. El Comité Federal ha decidido, sin ninguna propuesta en contra, que el 39º Congreso del PSOE se celebrará el tercer fin de semana de junio. Tres semanas antes, los militantes votarán al secretario general en urnas, con la única duda aún de si los afiliados del PSC también participarán en la cita. Si desde la dimisión de Sánchez el Comité Federal se había dividido en las votaciones entre un 60% y un 40%, ayer sólo hubo cinco votos en contra de la propuesta de la gestora. El presidente de ésta, Javier Fernández, pronunció un sentido discurso en el que ha pedido "lealtad" y "respeto" a los candidatos. Después de varios meses en los que la disputa se ha convertido, en ocasiones, en cruce de insultos y descalificaciones a través de las redes, Fernández abogó por dejar el "ombliguismo" en un parlamento que supone una ruptura contra las simplicidades del populismo. "Hemos perdido la confianza de una parte importante de la ciudadanía, y en gran medida la hemos perdido por nosotros mismos, por nuestro ombliguismo, por ese incendio interior, porque nuestra agenda no va de la mano del país (…) Lo que los ciudadanos saben es que nuestras preocupaciones van por un lado, y las suyas, por otro", dijo en un discurso tan crítico como pegado a la realidad.

Además de Susana Díaz, Patxi López anunciará esta mañana que se presentará a esas primarias. Ya se lo ha anunciado a Javier Fernández. Queda por saber si Pedro Sánchez hará lo que había adelantado, aunque en su entorno se explica que las prisas de Patxi López son un intento de neutralizarlo. Si logra el ex lehendakari encajarse como una opción de moderación entre los polos enfrentados de Susana Díaz y el ex secretario general, podría tener éxito, pero el socialista vasco cuenta con el gran problema de los resultados electorales en el País Vasco, que son peores incluso que en Cataluña.

En contra de eso, es Susana Díaz quien puede mostrar los mejores resultados electorales. Ganó las elecciones autonómicas de 2015, aunque sin mayoría absoluta. No obstante, su alianza con Ciudadanos en la Junta no es un demérito, sino un ejemplo para quienes defienden en el PSOE que la asociación con Podemos es letal para los intereses de este partido. Susana Díaz cuenta con el apoyo de Extremadura, Castilla-La Mancha y una parte importante de Valencia, de Castilla y León y de Galicia. La oposición la tiene en Cataluña y en el País Vasco. Además le respaldan seis de los siete presidentes autonómicos socialistas, y los ex presidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. Sus detractores sostienen que representa a un PSOE muy andaluz, por lo que tendrá que centrar su carrera electoral fuera de la comunidad. Aunque los catalanes dirigidos por Miquel Iceta apoyaron a Pedro Sánchez hasta el último momento, el PSC ha jurado ahora neutralidad. Ha hecho tantas declaraciones en este sentido que hasta parece una claudicación. En realidad, los socialistas catalanes tratan de evitar que sus militantes sean expulsados de la convocatoria de primarias. Éste es el asunto que la gestora debe decidir antes del mes de abril. Los diputados del PSC rompieron la disciplina de voto en la votación de investidura de Rajoy con el argumento de que su consejo nacional había decidido el no. Se presentó así el choque de legitimidades entre su dirección y el comité federal que ahora se debe resolver.Uno de los colaboradores de Susana Díaz explicó a este medio que no les preocupa el sentido del voto de los catalanes. Aunque el PSC sostiene que cuenta con 18.000 militantes, en sus primarias sólo votaron 9.000. El censo federal, aún no cerrado, está en torno a los 190.000 afiliados con derecho a voto, por lo que la participación catalana no será tan decisiva.

más noticias de ANDALUCÍA Ir a la sección Andalucía »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios