Trasladan a Pacheco de módulo por una cruz susceptible de ser usada como arma

  • Los funcionarios de Puerto III también le requisaron tres libros de más y una almohada extra en un registro por sorpresa

Pacheco, en una de sus comparecencias judiciales como recluso. Pacheco, en una de sus comparecencias judiciales como recluso.

Pacheco, en una de sus comparecencias judiciales como recluso. / pascual

Comentarios 15

El ex alcalde de Jerez Pedro Pacheco fue castigado el pasado martes con un cambio de módulo penitenciario tras un registro por sorpresa en el que se encontró un crucifijo que, según las autoridades penitenciarias, podría ser utilizado como arma. El crucifijo, según ha podido saber este medio, es de madera y tiene ocho centímetros de alto. Fue un regalo que recibió Pedro Pacheco por parte de un preso que abandonó hace unos meses el centro penitenciario, lo que implicaría que este símbolo religioso llevaba años dentro de la cárcel.

En el registro los funcionarios también encontraron tres libros que excedían del límite permitido a cada recluso. Estos excedentes de cupo eran un diccionario de francés, otro diccionario sobre dudas en castellano y un libro sobre la Revolución Rusa de 1917. Asimismo, el ex alcalde de Jerez disponía de una almohada extra, lo que también influyó en el traslado de módulo.

El ex regidor jerezano había permanecido en el módulo de respeto número 12 de Puerto III desde que comenzara a cumplir condena hace ya tres años. En ese módulo, Pacheco proporcionaba ayuda legal a otros reclusos, como abogado que es. No en vano ha sido el único encargado en dicho módulo de redactar multitud de recursos a solicitud de sus compañeros de presidio para que obtuvieran beneficios penitenciarios o solucionar discrepancias con Instituciones Penitenciarias. Al ser trasladado de módulo dicho servicio ha quedado absolutamente desmantelado.

Pacheco se encuentra ahora en el módulo 8, también de respeto, en el que curiosamente cumplió su condena su ex compañero de corporación municipal José López. Por el momento no ha sido informado, según fuentes cercanas, "de las causas exactas por las que se le ha cambiado de módulo". Tiene "un enfado absolutamente mayúsculo" y exige la devolución del crucifijo "porque fue un regalo y lo considera de su propiedad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios