Gaspar Zarrías, consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía

Zarrías: "Si hiciera falta algún acuerdo, la experiencia con el PA fue positiva"

  • "No me planteo que el PSOE pierda la mayoría absoluta, pero si se diese esa hipótesis sería complicado dejar en manos de Arenas y de Sánchez Gordillo el futuro de Andalucía", afirma

Comentarios 40

Es el número dos en los gobiernos de Chaves desde 1996 y tiene todas las papeletas para seguir en el cargo si el PSOE-A repite victoria el próximo 9 de marzo. Diputado en el Parlamento andaluz desde las primeras elecciones, en 1982, afirma que si su partido gana es porque hace los deberes.


-¿Está Andalucía al máximo, como reza la propaganda?

-Andalucía está posiblemente en el mejor momento de su historia moderna. Ha sido capaz de romper muchos de los tópicos que la atenazaban y de romper con problemas estructurales que la lastraban. Lo mejor está por llegar.

-Pero hay datos nada buenos: sube el desempleo, baja el PIB, crecen los tipos de interés...

-Es innegable que nos estamos viendo afectados, como todo el mundo, por una situación económica fruto de la crisis del petróleo, de la crisis financiera y de las hipotecas basura en EEUU. Lo que es innegable también es que el crecimiento económico y del empleo a lo largo de la legislatura ha llegado a cotas inimaginables, con 3,2 millones de empleados y más de 500.000 nuevos puestos de trabajo. Confiamos en que las turbulencias actuales sean coyunturales y que no rompan ese crecimiento porque nuestra economía, a diferencia de lo que nos pasaba años atrás, está suficientemente fuerte.


-¿Hay margen de maniobra para actuar o estamos a verlas venir?

-Hemos hecho un esfuerzo importante en un sector, como la construcción, que está sufriendo con mayor intensidad estas turbulencias. La inversión en obra pública por parte del Estado y de la Junta es más importante que nunca y, además, en Andalucía hemos puesto en marcha un Pacto por la Vivienda que va a permitir a una franja de población, fundamentalmente a los jóvenes, acceder a un hogar. Van a ser 300.000 nuevas VPO que van a repercutir, además, en una posible bajada de los precios en las viviendas de renta libre.

-Ese pacto no se ha aprobado hasta tres meses antes de las elecciones. ¿Es una solución de última hora?

-Empezamos a trabajar en el Pacto por la Vivienda hace mucho tiempo y las reuniones con los empresarios, debo confesarlo, han sido muy difíciles, aunque el papel de Santiago Herrero como presidente de la CEA ha sido clave para que saliese adelante. Los sindicatos también han sido muy estrictos en la defensa de los intereses de los más desfavorecidos y a nadie se le escapa tampoco que los ayuntamientos son de muchos colores políticos, aunque al final, en contra de lo que dice de forma muy cínica Javier Arenas, han suscrito el acuerdo por unanimidad. Va a ser un acuerdo que hará historia.

-¿Qué medidas va a poner en marcha la Junta para ayudar a quien ya está hipotecado?

-En el programa electoral del PSOE aparecen medidas fiscales dirigidas a las familias que se sumarán a las ayudas que se han puesto en marcha en los últimos años, como los comedores escolares o los 2.500 euros por nacimiento del Gobierno central. Es evidente que la Junta no puede pagar las hipotecas a las familias que se han visto afectadas por el alza de los tipos de interés.


-Arenas ha calificado algunas de esas y otras ayudas como el "gratis total". ¿Es de izquierdas dar 2.500 euros con independencia de la renta de los beneficiarios?

-Arenas muestra cierta hipocresía cuando critica las políticas de la Junta. Primero rechazó el anuncio de que se van a construir 30.000 VPO al año, pero al día siguiente se descuelga con que él va a hacer 50.000; lo mismo hizo con las pensiones, cuando recurrió la subida puesta en marcha por la Junta. El PSOE ha demostrado que cumple sus promesas. La Junta intenta reequilibrar los recursos con medidas dirigidas a quienes menos tienen y otras, como hizo el Gobierno de la nación, con ayudas de carácter universal como esos 2.500 euros.

-No ha sido una buena legislatura para la educación en términos de fracaso escolar, que ha aumentado según el informe PISA.

-Estamos dando pasos importantes para que el sistema educativo sea de mayor calidad. El PISA toma el número 500 como índice comparativo y Andalucía obtuvo 474 puntos, lo que nos sitúa por encima del promedio total internacional, que es 461 puntos, y al mismo nivel que países como Italia, Portugal y Grecia. Al margen de ello, prometimos más de 400 centros bilingües y así ha sido, y comprometimos 200.000 ordenadores y hemos llegado a 240.000. Hemos dado pasos para corregir situaciones derivadas de años atrás.

-¿Depende la victoria del PSOE de que el 9-M haya una alta participación?

-La victoria del PSOE se comenzó a fraguar el 14 de marzo de 2004. Ha sido una buena legislatura en la que los ciudadanos han percibido que Andalucía va a más y eso me hace pensar que nos van a dar votos suficientes para gobernar, para superar el dintel de los 55 diputados y tener mayoría absoluta.

-¿A quién preferirían como socio si no alcanzasen esa cifra?

-No me planteo esa hipótesis, pero, para responder a su pregunta, sería complicado dejar en manos de Javier Arenas y de Sánchez Gordillo el futuro de Andalucía. Si hiciera falta algún tipo de acuerdo, me parece que la experiencia que tuvimos con el PA fue positiva , aunque el capital que poseía el PA ha sido dilapidado por su actual dirección.

-Es que su actual dirección recela de sus predecesores.

-El PA es un partido complejo que, si nadie lo remedia, va a sufrir una seria derrota por sus incoherencias, la más significativa de las cuales fue rechazar el nuevo Estatuto de Autonomía. Su política se asemeja tanto a la del PP que puede caer en el error de situar a la gente en la disyuntiva de votar al original o a la copia.

-Y a pesar de esa similitud que usted aprecia con el PP, ¿respaldaría un pacto con el PA antes que con IU?

-A lo que me refiero es que la experiencia más cercana de gobierno de coalición fue positiva, pero estoy convencido de que no va a ser así.


-¿Y un acuerdo con el PP en Andalucía, extrapolable a España y que permitiese a los dos grandes partidos prescindir de los nacionalistas?

-Si no recuerdo mal, el PSOE, desde el inicio de la presente legislatura puso sobre la mesa una serie de elementos, primero con la vías del impulso democrático y posteriormente con las cuatro leyes fundamentales para el desarrollo del Estatuto -leyes de Agua, Educación, RTVA y Suelo- para llegar a un acuerdo con el PP porque entendíamos que era necesario, pero en ningún momento encontramos la mínima receptividad. La experiencia, por tanto, indica que el acuerdo es improbable porque el PP hace un análisis bastante alejado de la realidad de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios