La abogada Corulla niega la relación de sus sociedades con fondos ilícitos

  • Un presunto testaferro asegura desconocer a los imputados en Malaya

Las penúltimas declaraciones indagatorias por el caso Malaya tuvieron ayer como protagonistas a dos de los presuntos testaferros más destacados de Juan Antonio Roca: Montserrat Corulla y Salvador Gardoqui.

La primera aprovechó su tercera comparecencia ante el instructor de la causa para afirmar que, mientras trabajó como administradora de Condeor y de sus sociedades participadas, "nunca" operó con "fondos o bienes de origen ilícito". De esta forma, se opuso al auto de procesamiento que le imputa un delito de blanqueo de capitales y otro de pertenencia a organización criminal. Corulla explicó que el objeto social de las sociedades que administraba "siempre" estuvo relacionado con la explotación hotelera, ya que Condeor se creó supuestamente para adquirir el Palacio de Saldaña, el Palacio de Villagonzalo, y los hoteles de Los Alcázares y La Malvasía, todos propiedad del ex asesor de Urbanismo según aparece reflejado en el sumario del caso.

Asimismo, la presunta testaferro negó rotundamente haber obligado a su secretaria Úrsula Quinzano a que firmase como administradora única de la sociedad Jabor Magarpe, que supuestamente también es propiedad de Roca. Sin embargo, reconoció que Quinzano, también procesada en la causa por un presunto delito de blanqueo de capitales, "seguía en todo momento las órdenes de instrucción" del ex asesor de Urbanismo y que cuando éste acudía a Madrid quedaba "estrictamente a su servicio".

El contable y presunto testaferro, Salvador Gardoqui, se retractó ayer de sus dos anteriores declaraciones y realizó una serie de matizaciones como que Maras Asesores "siempre" ha sido de su propiedad, a pesar de que el juez considera que la sociedad servía para que Roca "contabilizase los pagos de los empresarios, los pagos a concejales, sus propios gastos y las cantidades de procedencia ilícita destinadas a sus sociedades".

Ante estos cambios en la argumentación, Gardoqui apuntó que "nunca vio ningún sobre con dinero" en la sede de Maras, donde tampoco "vio nunca a ningún concejal" del Ayuntamiento de Marbella. Sobre los empresarios procesados en el caso, aseguró que "desconoce" quiénes son y si acudían a la gestoría que fue intervenida por la Policía el 29 de marzo de 2006.

El contable, según el instructor del caso, es el testaferro de Juan Antonio Roca en sociedades como Maras Asesores, Helio Ponto Marbella y Marbella Airways.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios