Los acusados de dirigir una patera naufragada en Cádiz alegan que eran viajeros

  • Cuatro de los procesados declaran que pagaron mil euros por un sitio en la barca · Fallecieron diez inmigrantes en el suceso

Los cuatro acusados de la muerte de diez personas en la costa de Trafalgar tras el hundimiento de una patera desfilaron ayer por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz para declarar que ellos no participaron en la organización de la expedición, que no patronearon la barca, que viajaban en las mismas condiciones que sus otros 40 tripulantes, como las víctimas, y que también habían pagado alrededor de mil euros para obtener un pasaje en aquel viaje siniestro.

Con el testimonio atropellado de los jóvenes Abdeljarim A., Khalid D., Adil E. y Ali A. comenzó el juicio por el suceso acontecido en la madrugada del 29 de junio de 2009 en aguas de La Janda. Según el escrito de acusación, los cuatro acusados, en común acuerdo y bajo la dirección de Hassan Belabd, que se ahogó durante el naufragio, emprendieron un viaje desde Kenitra con una barcaza de ocho metros de eslora en pésimas condiciones de mantenimiento y seguridad en el que se embarcaron unas 40 personas. Muchas, al negarse a subir al transporte debido a su mal estado, fueron obligadas a hacerlo por los acusados bajo amenazas.

Durante la travesía, según el fiscal, los acusados se turnaban en las labores de patronear la embarcación, achicar el agua que inundaba la zona central de la barca y controlar a los pasajeros, todo, bajo las órdenes de Hassan Belabd.

Alcanzado su destino, a unos 200 metros de la costa, los organizadores de la travesía ordenaron a los ocupantes de la patera que se tiraran al agua y, dado el pánico generado a bordo, decidieron desestabilizar ellos mismos la embarcación hasta lograr que volcarla. Algunos de los inmigrantes lograron llegar a la costa pues no había mucha profundidad.

Otros murieron debajo del casco o ahogados en las inmediaciones, como el propio Hassan, sujeto en el que ayer los acusados hicieron recaer toda la responsabilidad de la expedición. Él era el encargado, señalaron. Negaron incluso conocerle más allá de los trámites previos al viaje o el momento del pago y cruzaron acusaciones sobre quién llegó a ponerse en algún momento a los mandos de la patera, aunque algunos de sus testimonios entraron en contradicción con los realizados en febrero de este año.

En la madrugada del 29 de junio, dos personas aguardaban en la orilla de Trafalgar a que llegara la patera para trasladar a algunos de sus ocupantes a Murcia. Eran Nourreddine B., hermano de Hassan, y Rahal B. Fueron detenidos. Ayer, los dos aceptaron un acuerdo de conformidad con las acusaciones del fiscal para ver reducida su petición de pena por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios