Otra cuenta agranda el fraude de Medio Ambiente en Almería

Una segunda cuenta bancaria podría agrandar todavía más el agujero negro encontrado en la gestión económica y financiera de la Delegación Territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente en Almería. Si de la cuenta inicial, en la que se ingresan las tasas del aprovechamiento de los montes públicos por los usos agrícolas y de la actividad cinegética, han salido más de 300.000 euros en casi un centenar de talones al portador, existe otra cartilla en la que se han venido ingresando los intereses que se generaban en la anterior con un ritmo de crecimiento de 1.400 euros cada trimestre. Lo peor de todo, tal y como consta en la denuncia que ha presentado el delegado José Manuel Ortiz Bono y a la que ha tenido acceso este periódico, es que nadie en la Administración andaluza sabe quién es a día de hoy el titular de esta cuenta.

De manera que a la salida de fondos públicos, que debieran ser revertidos en la reforestación y mejora de los montes, lo que viene siendo un presunto delito de malversación, se añade otro más procedente de la jugada maestra de hacerse, además, con los ingresos procedentes de la generación de intereses. La trama en la que hay implicados de momento cuatro personas, las que figuran como políticos y funcionarios con potestad de operar sobre la entrada y salida de estos caudales, va un paso más allá y evidencia que de una sospecha de desaparición de un dinero sin justificar se pasa a la de una maquinaria engrasada para el beneficio de todavía no se sabe quién.

La sucursal del BBVA en la calle General Tamayo, en Almería, tendrá que aclarar, por tanto, la identidad de los destinatarios de los cheques y talones al portador que se recogieron en su oficina y también la de los titulares de la cuenta en la que revertían cada trimestre 1.400 euros debido a los intereses generados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios