El alcalde de Málaga se cierra en banda y no pagará lo que exige la Junta por el Metro

  • De la Torre defenderá "hasta las últimas consecuencias" los intereses de la ciudad, que pasan por rebajar la factura municipal

La pugna por la factura del Metro de Málaga podría acabar en los tribunales. El camino fue mostrado ayer por el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre (PP), tras confirmar de manera rotunda que el Ayuntamiento "defenderá hasta las últimas consecuencias" los intereses de la ciudad y que, a juicio del mandatario, pasan por actualizar a la baja las obligaciones económicas que le corresponden del proyecto del suburbano.

La reacción del alcalde, visiblemente molesto en su intervención, se produjo apenas una semana después de que el consejero de Fomento, Felipe López, mostrase la misma contundencia al rechazar incluir en el proceso de diálogo con el Ayuntamiento las aportaciones económicas que debe realizar el Consistorio conforme al convenio firmado en el año 2003, que sirvió de base posterior para la contratación de los trayectos.

De acuerdo a este documento, el Ayuntamiento debe abonar el 25% de los costes de explotación del ferrocarril urbano, que se estiman en una media de 70 millones de euros. Ello implicaría que el Ayuntamiento tendría que aportar unos 17,5 millones anuales hasta el final de la concesión, fijada para el año 2042. Una cifra a la que, Fomento, pretende añadir los 3 ó 4 millones que aumentaría el coste de explotación en el supuesto, más que previsible, de que haya que enterrar la propuesta para llevar el trazado en superficie hasta el Hospital Civil.

Frente a las tesis autonómicas, De la Torre no dejó duda y garantizó que el Consistorio no "acompañará ese porcentaje", argumentando que la Administración local ha estado "ajena" en todo el proceso de construcción del suburbano, en el que son numerosos los cambios de proyecto y de plazos de terminación, lo que ha terminado por incrementar de manera sustancial el coste final de la obra. De los cerca de 360 millones manejados en el origen del proyecto se pasa a cerca de 800 millones en el momento presente.

"La Junta se ha equivocado al hacer un concurso de concesión privada, luego en la forma de hacer modificaciones y con esos compromisos que asumió en 2014 con la concesionaria", expuso el alcalde, que se abrió a "colaborar", pero advirtió que "lo discutirá todo". Este asunto será objeto de la reunión que el próximo 20 de junio mantendrán el consejero y el alcalde en casi un último intento por avanzar en la prolongación de la línea 2 hasta el Civil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios