El alcalde de Otura dimite por motivos de salud y seguirá como concejal

  • Su partido le había dado un ultimátum para que cesara en el cargo tras ser denunciado por parte de su equipo de Gobierno por unas supuestas facturas falsas.

Comentarios 1

El alcalde de Otura, Ignacio Fernández Sanz, a quien la dirección provincial del PP dio un ultimátum para que dimitiera tras la denuncia interpuesta por parte de su equipo de gobierno sobre la existencia de supuestas facturas falsas, ha renunciado al cargo alegando motivos de salud. En una rueda de prensa a la que ha asistido el resto de ediles del gobierno (excepto una por motivos de trabajo), Fernández Sanz ha mostrado la baja médica con la que, por prescripción facultativa, ha optado al mediodía por presentar su dimisión como alcalde, si bien seguirá como concejal de base, sin área determinada, porque asegura que así se lo han pedido sus compañeros de gobierno.

Aunque ha dicho que el "principal" motivo por el que ha renunciado al cargo ha sido la salud (está operado de corazón), ha admitido "discrepancias" en el equipo de gobierno que habrían llevado también a tomar la decisión "entre todos". "Creo que vamos a salir mucho más fortalecidos. Esto es como una crisis matrimonial", ha manifestado Fernández Sanz, a quien la concejal Dolores Plata le sucederá desde este jueves como alcaldesa en funciones hasta la convocatoria de un pleno en el que entre los ocho ediles del equipo de gobierno se decidirá al nuevo regidor.

Su comparecencia se produce horas después de que el teniente alcalde y concejal de Urbanismo, Ignacio Pérez, el único apoyo con el que contaba Fernández Sanz, abandonara sus responsabilidades de gobierno, aunque no el acta de concejal, al igual que hicieron hace unos días los seis ediles restantes, que poco después de presentar la denuncia renunciaron a sus competencias municipales.

El alcalde, que afrontaba su segundo mandato consecutivo en este municipio de 6.000 habitantes -el último por mayoría absoluta-, ha incidido en que en estos últimos días "nunca" ha pedido a los ediles que presentaron la denuncia que la retiraran, entre otras cosas porque, precisa, no iba dirigida contra él y porque este asunto "tiene que dirimirse para tranquilidad de todos los concejales". Ha asegurado que asumirá las responsabilidades que tenga que asumir si la Fiscalía, a quien él mismo aportó documentación, o el Juzgado le atribuyen la presunta autoría de algún delito. En esa denuncia, los seis ediles pedían en concreto que se investigara la existencia de facturas presuntamente falsas o duplicadas que sumarían más de 178.000 euros y que habrían sido abonadas a tres empresas con cargo al plan de pago a proveedores.

La dirección del PP le había advertido de que si no dimitía en 24 horas -plazo que se cumplía esta tarde- le abriría un expediente disciplinario que podría desembocar en su expulsión del partido. En opinión del alcalde, la dirección del PP ha hecho "lo que tenía que hacer", y si sus compañeros decidieron poner ese asunto en manos de la justicia, "que sea la justicia la que hable". Fernández Sanz, que ha pedido dejar al margen de este asunto a su mujer, la parlamentaria andaluza del PP Eva Martín, continuará como presidente del PP de Otura aunque no renovará en el cargo, porque su "periplo político como alcalde y presidente ha acabado".

Tras pedir disculpas a la opinión pública y los medios de comunicación por todo lo suscitado y asumir que todo esto ha sido "culpa" suya, ha garantizado que el desenlace de este asunto con su decisión de dimitir por motivos de salud no es "ningún teatro". Fernández Sanz es gerente del PP de Granada, si bien lleva nueve años en excedencia, situación en la que continuará, ha dicho, mientras siga siendo cargo público. Con su decisión de dimitir, Fernández Sanz, que asegura haberlo pasado "muy mal", da "un paso atrás" con la intención de que "no permitir que vuelva a haber una fisura" en su partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios