Un andaluz debe trabajar un año para pagar la deuda pública común

  • Un madrileño amortizaría en seis meses su fracción del pasivo del Estado y la Seguridad Social

Un andaluz debe trabajar un año para pagar la deuda pública común Un andaluz debe trabajar un año para pagar la deuda pública común

Un andaluz debe trabajar un año para pagar la deuda pública común

Comentarios 2

Cada andaluz debe dedicar más de un año de su renta para amortizar la fracción de la deuda común de 2017 -Estado, Seguridad Social y Corporaciones Locales- que le correspondería, según el Observatorio de Deuda Pública de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef). Concretamente, tendría que trabajar 369 días, dato que sólo supera Extremadura con 399 días. El análisis evidencia la relación inversamente proporcional entre nivel de renta y esfuerzo necesario para el pago de deuda.

Las regiones más ricas, las que cuentan con un PIB per cápita mayor, son las que precisan un esfuerzo menor para amortizar el endeudamiento común que les correspondería por su población. Así, un residente en Madrid o País Vasco necesitaría poco más de seis meses para amortizar los pasivos comunes del Estado y la Seguridad Social.

El estudio de la Airef también desglosa el peso que supone la deuda autonómica por habitante. En este caso, cada andaluz debería destinar la renta casi tres meses -81 días- para amortizar el pasivo de la Junta de Andalucía. Esta cifra es muy inferior a la que presentan regiones como Valencia -152 días-, Castilla-La Mancha -134 días-o Cataluña -127 días-. En el extremo opuesto se vuelven a situar las comunidades con régimen foral -País Vasco, 48 días y Navarra, 66 días- así como Madrid -52 días- o Canarias -55 días-.

Poco a poco se van abriendo los mercados de capitales, aunque el 67% de la financiación captada por la Junta en el primer trimestre de 2017 sigue procediendo del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y otros mecanismos de financiación facilitados por el Estado.

La Airef ve prácticamente imposible cumplir con el mandato de la Ley de Estabilidad Presupuestaria de reducir la deuda pública de España hasta el 60% de su Producto Interior Bruto (PIB) para el año 2020. Según sus previsiones, este año se cerrará en el 98% del PIB nacional y el porcentaje marcado por la ley no se alcanzará hasta dentro de veinte años, en 2037.

Las autonomías serán las que más contribuyan a la reducción de la deuda total en los próximos cuatro años. Sin embargo, también incumplirán el objetivo que les marca la ley. La norma establece que en 2020 deben situar su endeudamiento en el 13% de su PIB y sólo País Vasco, Canarias y Madrid están en condiciones de cumplirlo. Según los cálculos de la Airef, Andalucía no lo hará hasta 2030. El organismo posterga al vagón de cola a Valencia, Cataluña y Murcia, que no alcanzarán a reducir su endeudamiento por debajo del 13% del PIB hasta 2046.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios