Dependencia

Casi 85.000 andaluzas dejan de buscar trabajo porque cuidan de dependientes

  • El número de personas que abandonan su empleo para atender a familiares aumenta un 132% en un año en Andalucía, pasando de 4.900 a 11.400

  • Ocho de cada diez son mujeres

Casi 85.000 andaluzas dejan de buscar trabajo porque cuidan de dependientes Casi 85.000 andaluzas dejan de buscar  trabajo porque cuidan de dependientes

Casi 85.000 andaluzas dejan de buscar trabajo porque cuidan de dependientes

Comentarios 4

La huella del patriarcado sigue patente en el mercado laboral andaluz pese a la recuperación de la economía. Una muestra de la falta de avances en materia de igualdad de género y de las carencias de las ayudas a la dependencia es que casi 85.000 andaluzas renunciaron a buscar un empleo en 2017 porque cuidan a familiares dependientes, lo que supone un incremento del 6% respecto a 2016 y la cifra más alta desde 2013. En cambio, sólo 9.100 hombres tomaron la misma decisión, apenas la décima parte de las mujeres, según datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía a partir de la submuestra de la Encuesta de Población Activa (EPA).

La presencia de niños o adultos enfermos, incapacitados o mayores en una familia implica mayoritariamente que las mujeres renuncien a su carrera profesional. En 2017, un total de 11.400 personas abandonaron su último empleo en Andalucía por la necesidad de atender a los familiares a su cargo, un 132% más que en 2016. Concretamente, 9.500 eran mujeres frente a casi 2.000 hombres. Esto implica que ocho de cada diez andaluces que se encontraban en esta tesitura eran de género femenino.

Las renuncias al puesto de trabajo por el cuidado de dependientes se redujeron drásticamente con el estallido de la crisis, aunque las mujeres sigueron teniendo un peso abrumador en el cómputo total. De las 25.300 personas que dejaron su trabajo por esta razón en 2006 -de las que el 95% eran mujeres-, se pasó al mínimo histórico de 4.900 en 2016 (3.800 mujeres).

En cuanto al perfil, la EPA sólo desglosa datos a nivel nacional. El 83,3% de las personas que dejan de trabajar por atender a dependientes familiares son mujeres, y de ellas, el 88,4% tiene más de 45 años. El motivo mayoritario por el que han tenido que dejar de trabajar es la imposibilidad de costear la atención adecuada a los dependientes a su cargo. Concretamente, ésta es la razón que aducen el 57% de las mujeres con más de 55 años que abandonan su empleo y el 33,3% de las situadas entre los 45 y los 54 años de edad.

Algunos de estos datos vienen recogidos en la séptima edición del Informe Discapacidad y Familia, elaborado por la Fundación Adecco y Previsión Bilbaína, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Familia el próximo martes. Según el director general de la Fundación Adecco, Francisco Mesonero, constatan dos realidades. "En primer lugar, en nuestra sociedad sigue muy arraigado el rol femenino como cuidadora de la familia y del hogar y, en segundo lugar, las mujeres mayores de 45 años son las que más dificultades encuentran en el mercado laboral y, por tanto, las primeras que deciden retirarse cuando la situación familiar lo requiere, ante la falta de expectativas profesionales", sostiene Mesonero.

Los trabajadores que permanecen en su empleo se encuentran también con dificultades añadidas cuando tienen a su cargo familiares con discapacidad, según constata el informe, que incluye una encuesta con resultados reveladores. El 57% de los andaluces que han participado en el estudio aseguran que se han visto obligados a "rechazar empleos o promociones porque no eran compatibles con la atención y el cuidado a su familiar". Concretamente, un 27% admite haber tenido que rehusar ofertas de trabajo, mientras que el 30% de los encuestados de Andalucía afirma que se ha visto obligado a rechazar promociones que exigían una mayor dedicación profesional.

Myriam Ganado, consultora de la Fundación Adecco experta en familias, agrega que "compatibilizar la vida personal y laboral se convierte en todo un desafío cuando hay una persona dependiente en la unidad familiar". "Por este motivo, no pocos trabajadores deciden retirarse del mercado para ocuparse directamente de su familiar, al no poder costear a una persona que le brinde los cuidados adecuados", expone Ganado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios