Otro aniversario con polémica

  • El Parlamento andaluz homenajea a Blas Infante cuando se cumplen 73 años de su asesinato, pero la oposición discrepa de la fórmula elegida.

Comentarios 75

La condena a los asesinos de Blas Infante y a la violencia y los últimos atentados de la banda terrorista ETA en Palma de Mallorca marcaron los principales mensajes de los actos institucionales del 73 aniversario de la muerte del Padre de la Patria Andaluza en el Parlamento autonómico.

Algo más de un centenar de personas entre autoridades, familiares y representantes políticos autonómicos y locales se dieron cita en los actos institucionales que organiza el Parlamento por tercer año consecutivo en su memoria.

Como novedad, el busto de Blas Infante (antes ubicado en el hueco de la escalera principal de la Cámara) ha sido definitivamente situado en un lugar más visible, en el patio central de la Cámara frente al salón de plenos, donde se realizó una ofrenda floral bajo los compases de la banda de música de Cantillana (Sevilla), donde Blas Infante ejerció durante años su actividad como notario.

En su discurso institucional, Fuensanta Coves, presidenta del Parlamento de Andalucía, se ha referido repetidas veces a la "violencia" que acabó con la vida de Blas Infante un 10 de agosto de 1936, día en el que Andalucía "no sólo canta sus señas de identidad" sino que "emite un mensaje de condena a la intolerancia, de rechazo a la violencia y, sobre todo, lanza un grito de libertad".

"Los enemigos de la libertad deben saber que el 10 de agosto es ahora el día en el que celebramos su derrota", ha continuado Coves, que mostró su solidaridad con los que todavía "caen ante la mano asesina de quienes desprecian la libertad", en referencia a ETA. Además, ha instado a los partidos a afrontar el "encargo histórico" de Blas Infante y, tras señalar la vigencia de sus ideales, ha sostenido que Andalucía, "una nacionalidad histórica", es parte "imprescindible" del Estado de la Autonomías.

"El peor infierno es la violencia inútil y criminal", declaró el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, a los periodistas para extrapolar el asesinato de Infante por defender el regionalismo andaluz y los recientes atentados de ETA. "Qué triste es que haya personas que dediquen toda su vida a hacer daño a personas de bien. Imagínense el modelo de convivencia que sería el que propugnan esa pandilla de asesinos", ha condenado.

Frente a las críticas de la oposición, Griñán ha considerado que el acto ha sido "muy digno y emotivo, con la especial participación de la familia", y ha recordado, respecto a los que piden que la Junta tramite la anulación de la sentencia de Blas Infante, decretada cuatro años después de su muerte por un tribunal franquista, que la ley de la Memoria Histórica ha declarado ilegítimos estos tribunales y sus actos y "ha resuelto el problema de esa legislación ignominiosa".

Javier Arenas, presidente del PP-A, el partido con mayor representación en el homenaje, planteó la necesidad de celebrar un pleno institucional extraordinario para honrar la memoria de Blas Infante, del que destacó su figura "contraria al conservadurismo". "Blas Infante fue un gran reformista y eso es lo que, con un millón de parados, necesita Andalucía", ha reclamado Arenas, que aseguro que Infante habría rechazado el modelo de financiación autonómica y un cobro "en especias" de la deuda histórica. Sobre los atentados de ETA, ha abogado por "abandonar la literatura, ir todos a una y que la clave sea la derrota del terrorismo".

En el acto intervinieron también dos biznietos y la hija del homenajeado, María de los Ángeles Infante, que leyeron varios de sus textos y recordaron el reciente fallecimiento de la hija mayor, María Luisa Infante. María de los Ángeles Infante subrayó la tarea de su padre de "redimir" a Andalucía de las injusticias, el hambre y la incultura. "Andalucía - dijo, en palabras su padre- es la tierra más alegre de los hombres más tristes del mundo", aunque también mencionó el objetivo de su padre de "crear una conciencia de pueblo".

Al acto asistieron junto a Griñán otros tres miembros del Gobierno andaluz -los consejero de Empleo, Turismo y Vivienda-, la Mesa de la Cámara, el Delegado del Gobierno en Andalucía, el Defensor del Pueblo Andaluz y representantes del Ayuntamiento y la Diputación de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios