"Hay que avanzar en la reprobación social de los delitos ambientales"

  • La consejera habló del difícil tránsito de "ser protegidos a protectores de la naturaleza"

Una de las ideas más reiteradas ayer en el Foro Joly Andalucía por la consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, fue la necesidad de que la sociedad andaluza avance en la reprobación social y judicial de las personas que cometen delitos ambientales. Puso como ejemplo paradigmático de ese cambio de mirada los relacionados con la ocupación del territorio porque durante décadas se ha relacionado el crecimiento de la población con "algo bondadoso". A su juicio, "quien da muerte a una especie amenazada, causa un vertido grave o provoca un incendio forestal, merece ser considerado un delincuente. Aunque aún son muchos los que creen que el culpable no debe ser penado con la privación de libertad".

Fuensanta Coves detalló que en los últimos siete años se han registrado más de 30 sentencias condenatorias para las personas que de manera dolosa o imprudente han provocado incendios en la comunidad andaluza, a las que se suman otras cinco en materia de venenos mortales -cebos- por una práctica histórica que casi acaba con especies como el águila imperial. En su intervención, la titular de Medio Ambiente argumentó que la catalogación como delito en el Código Penal de la edificación en espacios con limitaciones ambientales sin la debida autorización ha supuesto un "cambio radical" en la concienciación de los ciudadanos. "Medio Ambiente ha dejado de ser un órgano generador de prohibiciones y se ha convertido en la esperanza de los ciudadanos que demandan la protección de la virginidad de los espacios naturales".

Otro de los aspectos analizados en su conferencia fue el difícil tránsito de "estar inmersos en una naturaleza que nos cuida, a protegerla nosotros porque se ha debilitado por la acción del hombre". La consejera puso sobre la mesa la peligrosa situación que vive el bosque mediterráneo por la pérdida de población. "Se ha quedado sin los cientos de miles de cuidadores que antes tenía y ahora los incendios se multiplican".

La titular de Medio Ambiente afirmó que la solución pasa por el desarrollo rural y volvió a insistir en que el "incendio forestal no se acaba cuando se apaga, porque en ese momento es el turno de los agentes de medio ambiente, policías, fiscales y jueces". En materia de empresas, Coves detalló que con la nueva Ley de Gestión Integrada de Calidad Ambiental, que entra en vigor en enero, se unirá la prevención al concepto de "quien contamina paga".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios