La cárcel de Huelva dará de una sola vez psicotrópicos para cuatro días

  • Funcionarios de prisiones advierten del riesgo de la autogestión de los fármacos por los reclusos

En 2016 la mitad de los internos del centro penitenciario de Huelva consumían algún tipo de medicación psicotrópica (metadona, sobre todo), según las estadísticas de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. La gestión del suministro de los tratamientos prescritos por los facultativos de la cárcel ha quedado suspendida desde hace un tiempo durante los fines de semana y los festivos, lo que hace que los viernes se haga entrega de los mismos a los reclusos, que deben autoadministrarse.

La situación se agravará, como denuncia la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias, durante la Semana Santa. Al ser Jueves y Viernes Santo festivos, la entrega de los fármacos se llevará a cabo el Miércoles Santo (28 de marzo). "Se les repartirá medicación para cuatro días", advierte el sindicato de los funcionarios de prisiones, que pone el acento sobre el "riesgo" que conlleva para la salud de los presos toxicómanos tener en sus manos y de una sola tacada psicotrópicos para cuatro jornadas consecutivas.

"Se pone en peligro de una forma incomprensible la salud de los internos así como la seguridad de los trabajadores", una coyuntura que se ha agravado tras la implantación el pasado verano de un software informático que genera "notables problemas" a la hora del suministro de los fármacos, puesto que además de bloquearse y sufrir asiduas caídas, a unos internos les desaparece la medicación prescrita y a otros, por ejemplo, se les asigna la que no les corresponde, caso de algunos que ni siquiera son receptores del tratamiento de metadona y a los que les aparecen las dosis a su nombre. "Los efectos son tremendos", subraya Acaip.

Hay que tener presente que a cualquier persona con un historial de drogodependencia "no puedes pedirle, después de darle una gran cantidad de medicación, que tenga control y se autorregule". Unos pueden llegar a consumir todos los fármacos en un solo día, con el peligro de que eso supone.

En este escenario surge otro problema añadido: el tráfico de esos psicotrópicos. "Un "trapicheo que no pocas veces acaba derivando en sonados incidentes", advierte Acaip. El sindicatosolicitó hace unos meses a todos los partidos onubenses con representación parlamentaria "que se reunieran con nosotros para abordar esta cuestión, pero solo nos respondió el PSOE".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios