Caso de los ERE

Dos ex altos cargos reclaman al juez que imponga una fianza a Manos Limpias

  • Critican que el recurso de apelación del sindicato es un "corta-pega" de la exposición razonada de Alaya con argumentos “desfasados” tras dos años más de instrucción.

La defensa de dos ex altos cargos de la agencia Idea imputados en la pieza separada del "procedimiento específico" de los ERE han solicitado al juez Álvaro Martín que imponga una fianza "bastante y suficiente" al sindicato Manos Limpias para mantener a esta organización en el caso y responder en su caso de los “perjuicios” que pudiera causarle a estos investigados.

En un escrito remitido al juez de refuerzo Álvaro Martín, la defensa recuerda que Manos Limpias ha ejercido la acusación popular sin que se le hubiera impuesto ninguna fianza, a pesar de ser una parte "no perjudicada por la presunta actividad delictiva objeto de investigación".

El abogado de los ex altos cargos considera que después del auto dictado el pasado 31 de mayo, por el que fueron procesados 26 ex altos cargos, entre ellos los ex presidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, la situación de Manos Limpias en la causa "debe revaluarse pues la posición procesal que a partir de ésta fase intermedia adopte el sindicato acusados, determinaría graves perjuicios" para los imputados "si la acusación finalmente deviniere injustificada, impropia, abusiva o procesalmente irreflexiva, mediante el eventual dictado de sentencia absolutoria o auto de sobreseimiento parcial a su favor", lo cual ya ha ocurrido con respecto a 24 investigados de los que 50 que formaban inicialmente la pieza del procedimiento específico.

Para esta defensa, la situación descrita "ya pudiere estar produciéndose a la luz del recurso de apelación directo presentado" por Manos Limpias, en el cual, "mediante un literal corta-pega de la exposición razonada que la anterior magistrada titular elevó hace casi dos años al Tribunal Supremo, postulan la revocación del auto para que parte de aquellos investigados sobreseídos sean finalmente procesados, utilizando argumentos jurídicos y fácticos literales contenidos en la citada exposición razonada, completamente desfasados tras el transcurso de dos años de instrucción, despreciando por completo el acervo probatorio introducido desde entonces y sobre todo, sin el menor esfuerzo intelectivo, copiando de manera expresa y literal párrafos concretos de elementos fácticos que a día de hoy, repetimos, han sido plenamente superados por la pléyade de diligencias refutatorias que han determinado que el instructor haya sobreseído parcialmente las actuaciones para un buen número de investigados".

La defensa critica la "anómala y extravagante actuación procesal" y recuerda que el Tribunal Supremo ya acordó en su día imponer una fianza con posterioridad a una acusación, por cuanto la fijación de la fianza "se puede hacer en cualquier momento de la tramitación de la causa tratándose de un defecto subsanable", recogía dicha sentencia.

Por todo ello, pide al juzgado la imposición de una fianza "bastante y adecuada, acorde con los perjuicios de los que habría que responder ante el supuesto de eventuales sobreseimientos y/absoluciones, teniendo en cuenta el número de partes procesales y elevadísimas cuantías objeto de investigación", concluye la defensa, que interesa asimismo que se suspenda la tramitación del recurso de apelación presentado por Manos Limpias contra el auto de procedimiento abreviado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios