Tráfico El sector de transportes es la causa del 25% de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera

Del carril bici al 'Park and Ride'

  • Medio Ambiente impulsa una nueva medida de movilidad sostenible al estilo europeo: aparcamientos disuasorios que reduzcan el tráfico urbano y las emisiones de CO2

Comentarios 10

El centro de las ciudades está abarrotado de coches. Para evitar la entrada masiva de vehículos en el casco urbano, la Consejería de Medio Ambiente trabaja en una iniciativa que reduzca el tráfico y, de paso, contribuya a lo que se ha dado en denominar movilidad sostenible, es decir, respetuosa con el medio ambiente. Despus del boom de los carriles bici, llega la iniciativa Park&Ride (P+R, que significa literalmente estacionar y montar, en inglés), que cosecha un consagrado éxito en metrópolis norteamericanas y europeas.

Se trata de la creación de bolsas de aparcamientos de gran capacidad en las afueras, de manera que el visitante pueda dejar el vehículo y desplazarse hacia el interior de la ciudad a través de otros medios de transporte como el autobús urbano que recorre la localidad o líneas de metro. Accesibles, cómodos, a bajo coste para el usuario y con vigilancia.

Medio Ambiente tiene ya a su disposición una guía que instruye sobre cómo habilitar estos espacios y la pondrá a disposición de los ayuntamientos. La iniciativa se encuentra en una primera fase. El consejero del ramo, José Juan Díaz Trillo, ya se ha reunido con los 231 ayuntamientos que integran la red de Ciudades 21, aquellos que se han adherido a esta iniciativa de desarrollo sostenible, explica José Fiscal, director general de Cambio Climático y Medio Ambiente Urbano. En dos semanas, se convocará una nueva reunión donde los ayuntamientos confirmen su interés en implantar estos aparcamientos disuasorios, con el fin de seguir trabajando y que, a principios del próximo año, la iniciativa sea una realidad. Entonces la Junta aprobará una orden en la que explicite la financiación que ofrece para la adecuación de estos espacios y la parte que corresponde a los entes locales. Se perseguirá la colaboración público-privada para la explotación del servicio.

"Este proyecto permite a los ciudadanos desplazarse en transporte público hacia las zonas de mayor confluencia y, al igual que otras iniciativas como el carril bici, pone un granito de arena para reducir las emisiones de CO2", apunta Fiscal. En 2007 el sector transportes fue la causa del 25,1% de todas las emisiones de dióxido de carbono emitidas a la atmósfera en Andalucía, de las que el 85% provinieron del transporte por carretera.

La iniciativa no está sólo ideada para las grandes ciudades. De hecho, la mayoría de los municipios de la red Ciudad 21 tienen menos de 20.000 habitantes. La guía aporta propuestas piloto como Ronda, por su centro histórico y monumental, la urbanización de Matalascañas en Almonte, donde la afluencia de visitantes en verano colapsa las entradas y salidas del municipio, o San Fernando, que evitaría el colapso en Cádiz capital.

La experiencia no es nueva. Una ciudad como Dos Hermanas la ha puesto en práctica al lado de la estación de metro de Condequinto, con 406 plazas, destinada a los trabajadores que se desplazan a la capital. Pero según observaciones realizadas in-situ por los redactores de la guía, ninguno de los aparcamientos estaba siendo utilizado correctamente. Otro recinto habilitado de 81 plazas estaba repleto de vehículos de residentes.

Mejores resultados tienen las experiencias en Punta Umbría desde el pasado año -un euro cada 24 horas-, en El Puerto de Santa María junto a la terminal marítima o en Arcos de la Frontera, proyecto prototipo con ascensores incluso en la ladera del cerro para los usuarios de autobuses. En esta ciudad se celebró la primera reunión de trabajo entre Junta y ayuntamientos para racionalizar el transporte.

Holanda, Reino Unido o Dinamarca son otros espejos en los que la Junta quiere mirar a los municipios andaluces en cuanto a movilidad sostenible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios