La juez civil mantiene la patria potestad de la madre

  • La magistrada que ordenó entregar a los hijos sí limita una posible salida de Europa

Algunas de las personas que se concentraron ayer ante el Juzgado en apoyo de Juana Rivas. Algunas de las personas que se concentraron ayer ante el Juzgado en apoyo de Juana Rivas.

Algunas de las personas que se concentraron ayer ante el Juzgado en apoyo de Juana Rivas. / alex cámara

Comentarios 2

La juez de Primera Instancia 3 de la capital, que en julio pasado ordenó la entrega de los hijos de Juana Rivas a su padre, Francesco Arcuri, condenado en 2009 por violencia en el ámbito familiar, decidió ayer que la madre mantenga la patria potestad de los menores, en contra de la petición extraordinaria que su ex pareja, Francesco Arcuri, había solicitado en la vista celebrada el pasado lunes.

En esa cita judicial, a la que no acudió Rivas, el padre de los niños mantuvo la petición de la mayor parte de las medidas de protección que ya había solicitado un día después de la desaparición de la madre. Pero agregó la de la retirada de la patria potestad para su ejercicio en exclusiva.

De ser aceptado por la juez, esto habría sido un nuevo mazazo judicial para la vecina de Maracena, pues podría suponer incluso su incapacidad para tomar decisión alguna sobre sus hijos o incluso para visitarlos en el futuro.

La juez lo rechazó porque considera que se ha introducido en el proceso "de forma extemporánea", sin permitir a la madre conocer esta pretensión con tiempo y proponer pruebas en contra. Pero en cuanto al fondo del asunto, la jueza también manifiesta en su auto fechado ayer que los hechos novedosos que según el padre justificarían esa medida "no revisten entidad suficiente para justificar" la suspensión de la patria potestad.

Arcuri había hecho esta petición, entre otras cosas, en base a la fotografía remitida a los medios por Juana Rivas en su ausencia para garantizar su buen estado. La magistrada señala que los menores aparecen con los ojos pixelados.

La juez sí aceptó dos de las medidas solicitadas que sirven para limitar los movimientos de Juana y sus hijos en caso de querer salir fuera de Europa. Se trata de la retirada de los pasaportes y de la orden de no salir de territorio Schengen, para lo que se dará aviso a la Interpol.

Estas medidas tienen hoy menos relevancia tras la presentación ayer de Juana Rivas en el Juzgado de guardia.

También rechazó la juez de Familia otras peticiones de Arcuri, como dictar una orden de detención que es competencia de la jurisdicción penal en la que precisamente se estaban desarrollando ayer los hechos.

El padre también había reclamado la retirada de armas o licencias a la madre, en caso de tenerlas porque la acusa de estar "desequilibrada". La jueza no ha aceptado esta parte y además pone en duda esta acusación de Arcuri, en base a los informes psicosociales, que destacan a la madre como "principal figura de referencia y de vinculación afectiva de los menores".

Entretanto, el Consejo Independiente de Protección de la Infancia (CIPI) pidió a los jueces competentes en el caso que escuchen al hijo de once años, basándose en el derecho que tienen reconocidos los niños a ser escuchados. "El derecho corresponde a todo niño con juicio propio. De ahí que la escucha haya de tener lugar siempre, salvo renuncia del menor o constatación, motivada y evaluada en cada caso, de falta de juicio propio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios