La colisión de una moto acuática en Los Barrios causa siete heridos

  • El conductor huyó cuando estaba siendo atendido por los sanitarios en una ambulancia

La colisión de una moto acuática contra las rocas situadas en el espigón de la playa de Palmones, en el término gaditano de Los Barrios, provocó ayer heridas a un total de siete personas. Cinco de las afectadas, tres mujeres y dos de ellas menores, fueron asistidas en la misma playa por los sanitarios del equipo de salvamento y socorrismo de Palmones. Una cuarta, también menor, fue trasladada al hospital Punta de Europa de Algeciras por una herida inciso contusa en la pierna derecha y contusión en el cráneo. Otras dos mujeres fueron llevadas al Hospital QuirónSalud Campo de Gibraltar. El último de los heridos, el conductor de la moto que colisionó contra las rocas, sufrió una herida incisa profunda en la cabeza, pero huyó a pie mientras lo estaban curando en la ambulancia.

Este suceso, que sólo dejó heridos aunque ninguno de gravedad, no fue más que la consecuencia del intenso trasiego de motos de agua y lanchas de gran cilindrada que durante toda la mañana se sucedió en la desembocadura del río Palmones. Desde allí, las embarcaciones con hasta tres motores se adentraban en el río a gran velocidad y realizando peligrosos giros y cruces entre las diferentes embarcaciones.

El espectáculo, más parecido a una competición, era contemplado por bañistas y vecinos de la zona con bastante sorpresa. Aunque se trataba del día del Carmen, jornada en la que un mayor número de barcos salen al mar para festejar a la patrona, los conductores de las lanchas y motos que se concentraron ayer en la desembocadura, más de una veintena, parecían estar más interesados en exhibirse que en acompañar a la Virgen.

A gran velocidad, una y otra vez salían desde la desembocadura en dirección a la bahía y viceversa ante la mirada atónita de quienes paseaban por el paseo marítimo o estaban en la playa. Hasta que se produjo la colisión de la moto contra el espigón, lo que provocó la llegada de hasta cuatro ambulancias y la presencia de agentes del Servicio Marítimo de la Guardia Civil. Los ocupantes de una lancha hicieron caso omiso en dos ocasiones a la petición de los agentes de que parasen el motor, obligando a la Guardia Civil a entrar al río y a empuñar sus armas, momento en el que desaparecieron las demás embarcaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios